Una radiografía de la victoria de Bolsonaro: su programa y los hombres clave que lo acompañarán

Una radiografía de la victoria de Bolsonaro: su programa y los hombres clave que lo acompañarán a Brasilia

Su llegada al poder representa un realineamiento económico, social y diplomático de Brasil. Fue la elección más polarizada y trascendente desde el final del régimen militar, en 1985. Para la Argentina es de vital importancia: Brasil es, por lejos, nuestro principal socio comercial y pieza clave en la estrategia de Macri para su reelección.

Por Iván Weissman

29 de octubre de 2018

Supporters of far-right presidential candidate Jair Bolsonaro, celebrate in front of the National Congress in Brasilia, after the former army captain won Brazil's presidential election, according to official results that gave him 55.7 percent of the vote, on October 28, 2018. - Far-right former army captain Jair Bolsonaro was elected president of Brazil on Sunday, beating leftist opponent Fernando Haddad in a runoff election after a bitter and polarized campaign. Official results gave the controversial president-elect 55.18 percent of the vote with more than 99.7 percent of the ballots counted. (Photo by Sergio LIMA / AFP)







Jair Bolsonaro ganó con facilidad la segunda vuelta presidencial con el 55% de los votos frente al 45% de Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores.

El exmilitar de 63 años llega al poder con un mensaje anticorrupción y con una plataforma derechista de privatizaciones y leyes laxas sobre tenencia de armas de fuego y seguridad. Además prometió una radical disminución del déficit fiscal y una ambiciosa reforma de las pensiones.

Será el octavo presidente del país desde el fin de la dictadura militar. Es el primer militar que llega al poder por medio de elecciones desde 1945.

El futuro presidente de Brasil lidiará con el Congreso más fragmentado del mundo. El nuevo parlamento tendrá 30 partidos representados y sin ninguna formación que cuente con más del 12 % de los votos.

001_1A79SF_JPEG

Programa de Gobierno

La principal prioridad de Bolsonaro es arreglar la economía. Los optimistas dicen que una vez al mando, atenuará su discurso incendiario y apuntará a crear una mayoría en el Congreso sin recurrir al clientelismo, como los gobiernos anteriores.

El futuro Ministro de Hacienda, Pablo Guedes señaló que intentarán disminuir el déficit fiscal, realizar una reforma al sistema de pensiones, mejorar el mercado laboral y revisar la estructura de impuestos.

001_1AB161_JPEG

Los hombres clave que lo acompañan

Generales en ministerios clave y un ultraliberal al frente de la economía, esos son los hombres que acompañarán a Bolsonaro. Su gabinete estará formado, en su mayoría, por hombres sin experiencia política.

– Paulo Guedes, economista de 69 años formado en el liberalismo de la Universidad de Chicago. Él será un “superministro” que tendría a su mando las carteras de Hacienda y Planificación, así como la Secretaría de Inversiones Públicas.

– Onyx Lorenzoni, el director de orquesta. Es diputado desde 2003 y considerado el cerebro de la campaña. Forma parte del partido de derecha Demócratas (DEM) y es reconocido por sus iniciativas anticorrupción. Será el jefe de gabinete.

– Augusto Heleno Ribeiro. Este general cuenta con la admiración de Bolsonaro y fue su instructor en la Escuela Militar en los años 70. Será su ministro de Defensa.

– Oswaldo Ferreira, el general “verde oliva”. Es mencionado como posible ministro de Transportes. Fue el encargado de diseñar el programa presidencial de infraestructura y medioambiente.

– Marcos Pontes, el astronauta. El piloto de la Fuerza Aérea fue el primer brasileño en viajar al espacio, en 2006, a bordo de la nave Soyuz, que lo llevó a la Estación Espacial Internacional (ISS), donde pasó una semana. Este héroe nacional podría asumir la cartera de Ciencia y Tecnología.

001_1AE522_JPEG

La relación con Argentina

Para la Argentina, el resultado de ayer resulta de vital importancia: Brasil es nuestro mayor socio comercial y de la recuperación económica de Brasil, después de tres años malos, depende buena parte el repunte de la economía argentina y, por ende, el futuro político de este Gobierno.

En Bolsonaro Mauricio Macri tiene un socio político alineado con la derecha. Anoche lo llamó y resaltó a Brasil como “un socio estratégico indiscutible de la Argentina, lo que se refleja en la variedad y relevancia de los temas que componen la agenda común”. Aunque anoche Guedes anticipó que la relación con Argentina y el Mercosur no será prioridad para Bolsonaro.

Para dimensionar esa relación sirve destacar que por cada tres puntos que aumenta el PBI de Brasil, el de Argentina crece un punto, según la Unión Industrial Argentina.

En 2017, como ocurre desde hace décadas, Brasil fue el principal destino de nuestras exportaciones. Las ventas de productos y servicios argentinos a ese mercado llegaron a US$9.316 millones. Cifras oficiales muestran que hoy Brasil recibe el 16% de las exportaciones argentinas, aunque en 2013 la cifra era 21%.

Brasil es también el origen de la mayoría de nuestras importaciones. El año pasado el déficit bilateral para Argentina (exportaciones menos importaciones) fue de US$8.555 millones y representó casi el 90% del déficit comercial total. Aunque la fuerte devaluación del peso de este año hizo que en los primeros 8 meses las exportaciones argentinas terminaran creciendo 23,2% al tiempo que las importaciones prácticamente se frenaban.

Es importante resaltar que las exportaciones de origen industrial a Brasil, las de mayor valor agregado, se proyectan con un aumento del 31% a diciembre con respecto al año pasado. Y cabe mencionar que el 67% de las exportaciones a Brasil son bienes de origen industrial, algo que no ocurre con ningún otro mercado relevante del mundo.

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Lo que tiene que hacer la Argentina para estar preparada para pagar las pensiones de los futuros jubilados

Lo que tiene que hacer la Argentina para pagar las pensiones de los futuros jubilados

De acuerdo con el último Índice Mundial de Pensiones realizado por la consultora Mercer, el sistema de pensiones argentino no tiene el nivel de preparación suficiente para afrontar este fenómeno. La masa de jubilados a escala global es uno de los grandes desafíos para países que no cuentan con estructuras de aportes suficientes.

Por Iván Weissman

26 de octubre de 2018

Captura de pantalla 2018-10-25 a la(s) 13.55.27







Los sistemas previsionales del mundo no están preparados para poder recibir a una población que cada vez vive más tiempo. El envejecimiento de la población es un desafío para los gobiernos. El dilema es cómo balancear los objetivos gemelos de brindar una jubilación digna a la gente y no descarrilar a la economía en el proceso.

Existe una tensión natural entre estos dos objetivos. Un sistema que proporciona beneficios muy generosos es poco probable sea sostenible en el tiempo, mientras que un sistema que sea sustentable durante muchos años podría estar proporcionando beneficios muy modestos.

De acuerdo con el más reciente Índice Mundial de Pensiones realizado por la consultora Mercer, nuestro país está muy por debajo del nivel de preparación suficiente para lidiar con ese fenómeno. El ránking, que considera los aspectos de adecuación, sostenibilidad e integridad (que van de 0 a 100), lo lideran Holanda y Dinamarca, con puntuaciones de 80,3 y 80,2.

Argentina obtuvo una calificación de 39,2 puntos, la más baja de los 34 sistemas que forman parte del ránking anual que se publica desde hace 10 años. Su mejor promedio correspondió al área de Integridad (44,1) que considera indicadores de regulación, costos y protección. En Adecuación -referido a los beneficios, ahorro, apoyo fiscal y la forma en que está diseñado el sistema- obtuvo 40,8, su menor calificación. La menor calificación fue en Sostenibilidad (33,8) que evalúa a las coberturas, activos, deuda pública y crecimiento económico.

En América Latina, el mejor sistema es el de Chile, que está entre los top 10. Además se destacan los sistemas de Colombia (62,6), Perú (62,4) y Brasil (56,5), que se ubican en las posiciones 14, 16 y 21, respectivamente.

Recomendaciones para Argentina

El informe dice que el argentino es “un sistema que tiene algunas características deseables, pero también tiene grandes debilidades y omisiones que deben ser atendidas. Sin estas mejoras, su eficacia y sostenibilidad están en duda”.

El estudio recomienda elevar el porcentaje de cotización obligatoria y la edad de retiro, además de incluir a adultos mayores en la fuerza de trabajo. También mejorar la inclusión de trabajadores independientes.

Otras sugerencias: 

– Introducir incentivos fiscales para que aumenten las contribuciones voluntarias para elevar los ahorros para la jubilación
– Aumentar la cobertura de los empleados en planes de pensiones ocupacionales
a través de membresía automática, elevando así los niveles de aportes
-Mejorar el marco regulatorio de los sistemas privados

 

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Los dos artículos que desataron la polémica en la última declaración de la SIP sobre la libertad de expresión en la era digital

Los dos artículos que desataron la polémica en la última declaración de la SIP sobre la libertad de expresión en la era digital

El documento por primera vez le adjudica responsabilidades a los gigantes de la tecnología: Google y Facebook. Pero críticos alegan que dos puntos incorporados al documento final reflejan los intereses de las plataformas tecnológicas y no necesariamente los del periodismo.

Por Iván Weissman

24 de octubre de 2018

Captura de pantalla 2018-10-24 a la(s) 14.05.15







¿Qué pasó?

La semana pasada la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) celebró su Asamblea General en Salta, donde se firmó una nueva declaración de principios con 13 puntos que apuntan a garantizar la libertad de expresión y prensa en la era digital.

Por primera vez se le adjudican responsabilidades a los gigantes de la tecnología como Google y Facebook, que son los principales intermediarios de la información. El punto 13 en particular dice que “los intermediarios tecnológicos deben comprometerse con el respeto y la promoción de la libertad de expresión y no deben ceder ante presiones de gobiernos u otros grupos de poder”. Y agrega que “sus políticas y criterios que puedan restringir la circulación de contenidos deben ser claros y transparentes. Asimismo, deben adoptar buenas prácticas para resguardar los datos personales y la privacidad de las personas que utilizan sus plataformas y servicios”.

Hasta ahí todos de acuerdo. Pero los puntos 10 y 11 de la declaración generaron una fuerte polémica.

10. La diseminación maliciosa o deliberada de desinformación por parte de actores estatales o privados puede afectar la confianza pública. La desinformación no se debe combatir con mecanismos de censura ni sanciones penales, sino con la adopción de políticas de alfabetización noticiosa y digital. Los intermediarios tecnológicos deben adoptar medidas de autoregulación para prevenir la diseminación deliberada de desinformación.

11. Los gobiernos no deben imponer responsabilidades legales a los actores del ecosistema digital por los contenidos de interés público generados o compartidos por terceros en sus plataformas.

Las críticas

Los críticos entre los miembros de la SIP alegan que esos dos puntos fueron el producto de la campaña de lobby de Google y Facebook y así lograron imponer sus reglas: que los dejen autoregularse y que los eximan de responsabilidad legal si vuelve a suceder algo como lo de Cambridge Analytica.

Afirman que los dos puntos en discusión reflejan casi de manera literal los argumentos que vienen usando Google y Facebool para evitar ser reguladas. Cabe recordar que las plataformas están siendo fuertemente criticadas por el rol que han adquirido en modelar la conversación social y el debate político.

La SIP, entidad privada sin ánimo de lucro dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas, está integrada por editores y directivos de más de 1.300 medios de comunicación del continente americano y tiene sede en Miami (EE.UU.).

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

El tiempo que un estudiante argentino pasa en la escuela versus lo que aprende

El tiempo que un estudiante argentino pasa en la escuela versus lo que aprende

Un estudio del Banco Mundial señala que de los 13 años que en promedio van a la escuela, el aprendizaje “real” equivale a 9 años. Esa relación ubica al país como el segundo de Sudamérica con más años “netos” de formación, sólo detrás de Chile. Sin embargo, estamos lejos de los 12 años que llegan a sumar los alumnos de los países con mejor indicador, como Singapur, Japón y Finlandia.

Por Iván Weissman y Javier Drovetto

17 de octubre de 2018

auto_eval_foto_4







Si los años de estudio de un alumno promedio de la Argentina fueran ajustados por la calidad de esa educación, ¿cuántos años de aprendizaje neto tendría? Esa pregunta fue la que el Banco Mundial se hizo, respondió y usó como una de las variables que conformaron el Índice de Capital Humano, una referencia que estima la productividad que puede alcanzar un chico promedio según el país donde se desarrolla.

El trabajo señala que en la Argentina un chico accede, desde que tiene 4 años y hasta que cumple 18, a 13,1 años de estudio en promedio, lo que ubica al país en el puesto 46 entre 157 países. Sin embargo, cuando el Banco Mundial lo concilia con la calidad educativa, afirma que los años netos de aprendizaje son en verdad 8,9. Y ahí es donde la Argentina desciende al puesto 60.

Para hacer ese ajuste, los especialistas crearon un coeficiente a partir de las pruebas internacionales y regionales que se toman en las escuelas de casi todo el mundo, como las PISA, TIMSS o TERCE, por citar algunas.

Entre los destacados de la región pero lejos de los mejores

Como el informe es el primero de estas características que hace el Banco Mundial, no se pude medir la evolución pero sí permite hacer comparaciones. En ese sentido, los años “netos” de aprendizaje en la Argentina, ubican al país segundo (junto con Ecuador) en Sudamérica, sólo detrás de Chile, que alcanza los 9,6 años. Así supera a Colombia (8,5), Uruguay (8,4), Perú (8,3), Brasil (7,6) y Paraguay (7,1).

Pero queda muy lejos de los países desarrollados y con mejores resultados en las pruebas de rendimiento educativo. Los cinco primeros son los únicos del mundo que llegan a 12 años netos de estudio. Son Singapur, Japón, Corea del Sur, Hong Kong (China) y Finlandia.

Visualizá el informe en un mapa del mundo

Un estudio relativo que ayuda a hablar de políticas educativas

El trabajo del Banco Mundial es reciente (fue presentado el 11 de octubre) y era desconocido por muchos especialistas en educación consultados. Sin embargo, algunos contextualizaron el reporte.

“Lo primero que relativiza el trabajo es que los años de estudios están ajustados por pruebas que miden un determinado paquete de conocimientos. Es decir hay una reducción del capital social a esos conocimientos”, remarcó Adriana Puiggrós, doctora en Pedagogía y ex directora general de Cultura y Educación de la provincia.

Guillermina Tiramonti, coordinadora del Consejo de Formación Continua de la provincia de Buenos Aires e investigadora principal del área de educación de FLACSO, opinó en el mismo sentido y agregó una serie de preguntas que también buscan desarmar una construcción simplemente estadística: “¿Las pruebas internacionales evalúan las habilidades que realmente van a necesitar los chicos dentro de 10 años? ¿Qué habilidades requiere específicamente la Argentina? ¿Qué habilidades necesitan las empresas argentinas?”.

Tiramonti concluyó que lo más importante es que ayudan a visibilizar la importancia de la educación en el futuro de un país e invitan a trabajar en la implementación de políticas públicas que mejoren la calidad educativa.

Chile, otra vez como ejemplo de la región

Chile encabezó en Sudamérica el promedio neto de años de aprendizaje, según el estudio del Banco Mundial. No es la primera vez. También está al tope en pruebas internacionales, como las PISA.

“Hay cierto acuerdo, sobre todo a partir de las evaluaciones, que Chile pica en punta en materia de educación en la región. Y destacaría tres aspectos por los que eso ocurre: mantiene continuidad en políticas educativas que llevan tres décadas; tiene un Estado que sigue esas políticas, las supervisa y no tiene problemas de gobernabilidad; y cuenta con recursos humanos con gran capacidad técnica en las áreas de gobierno vinculadas a la educación”, consideró Tiramonti.

¿Qué es el Índice de Capital Humano?

La cantidad de años de educación y la cantidad de años “netos” de aprendizaje son dos de los seis datos que ayudan a conformar el Índice de Capital Humano. Otras variables que incorpora son por ejemplo la probabilidad de supervivencia a los 5 años y de adultos.

Ese índice mide la cantidad de capital humano que un niño que nace hoy puede esperar alcanzar a la edad de 18 años. Es decir refleja (en una escala de cero a uno) la productividad que tendrá como trabajador en el futuro y la compara con la que tendría si accediera a servicios que le garanticen una salud plena y una educación completa y de calidad.

A la Argentina ese indicador le dio 0,61, lo que quiere decir que está un 39% por debajo del ideal. Ese índice lo hace ubicar en el lugar 63 del ranking. Singapur encabeza la lista con 0,88 puntos, seguido por Corea del Sur (0,84), Japón (0,84), Hong Kong (0,82) y Finlandia (0,81).

En América Latina, el mejor posicionado también es Chile (0,67), seguido por la Argentina y México (0,61), y luego Ecuador y Uruguay (0,60).

Foto: Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires.

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Claudio Zuchovicki y el origen de la crisis: “Fue más una crisis política que una crisis económica”

Claudio Zuchovicki: “Fue más una crisis política que una económica”

Entrevista por WhatsApp – El economista dice que el problema de la Argentina es que nunca hemos tenido la madurez política para hacer las reformas estructurales que se necesitan, critica la soberbia del Gobierno y da su visión de cómo se sale de la pesadilla que estamos viviendo.

Por Iván Weissman

16 de octubre de 2018

Zucho








ZuchoWhatsApp

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Joan Melé: “El mundo no necesita a Amazon ni a Google, lo que necesita es una banca más ética y transparente”

Joan Melé: “El mundo no necesita a Amazon ni a Google, lo que necesita es una banca más ética y transparente”

El referente de la banca ética alerta sobre la falta de conciencia del mundo financiero y los consumidores. Y sostiene que no se necesita más tecnología en un mundo donde sobran los recursos. También afirma que es posible combinar la rentabilidad de un banco con un comportamiento ético y transparente. El banquero catalán será uno de los expositores en el Coloquio de IDEA que arranca este miércoles en Mar del Plata.

Por Iván Weissman

15 de octubre de 2018

mg3671







Joan Melé es directo y contundente: “haré, hasta que me muera, todo lo posible por cambiar el mundo”.

La cruzada de este banquero catalán es convencernos a todos de que es posible combinar la conciencia, la ética y la sostenibilidad con la banca y la industria. Dice que el modelo económico mundial está basado en el egoísmo y hay que cambiarlo. Melé será uno de los expositores en el 54° Coloquio de IDEA que arranca este miércoles en Mar del Plata, donde el eje temático de este año será “Cambio Cultural: soy yo y es ahora”.

-¿Que es una banca ética?
-Una banca ética es, primero, una que tiene conciencia de que no es la propietaria del dinero sino que solo gestiona el dinero de sus clientes. Por lo tanto, lo único que hace es definir de una manera muy clara en qué tipo de empresas va a invertir y en cuáles no. Y explica los motivos. Y son motivos éticos, No solo hace inversiones para ganar dinero sino que también mira la ética de las empresas. La ética significa cómo trata a sus trabajadores, a sus proveedores, a sus clientes, al medio ambiente. El primer punto a definir son los criterios con los que voy a invertir, en qué sí y en qué no. Segundo, transparencia total. Explícame hasta el último céntimo cuáles son las empresas las que has hecho la inversión, para que la gente sepa si estás haciendo algo correcto o incorrecto. Hay un tercer punto: que también haya muy poca diferencia de salarios entre los directivos y los empleados. En un banco convencional esta diferencia pueden ir desde 100 hasta 1000. Aquí, en la banca ética, no llega a 10 veces.

-La banca y los gestores de fondos tienen una responsabilidad fiduciaria de rentabilizar lo que invierten sus aportantes, ¿no?
-En primer lugar, hay que mirar si el modelo de los fondos de inversión que buscan la máxima rentabilidad del mundo es el correcto. Este modelo económico provoca la destrucción del planeta. Pero ese no es el peor problema: más grave es que la mayor parte del dinero que se mueve en el mundo es pura especulación: mercado de futuros, de derivados, de divisas. O sea: ‘ya no invierto en nada para producir. Estoy especulando’.

-¿Pero eso no hace más eficiente el uso del capital? Es lo que hizo posible empresas como Amazon, Google o Mercado Libre.
-Dormiría igual. No me preocupa. El mundo no necesita a Amazon ni a Google. A lo mejor hay otras cosas. Pero si miramos como un éxito ganar dinero, entonces pongamos como empresario de éxito a Pablo Escobar. Un hombre que ganó millones. ¿Dónde ponemos el límite? El límite está en que el cliente pueda decir si busca la máxima rentabilidad, o que se empiece a preguntar – como está pasando ahora,– ‘no, yo quiero empresas que respeten los derechos humanos, que respeten el medio ambiente’. Ahí está el límite. Y además, el hecho de buscar siempre la máxima rentabilidad en todo el mundo, dando vueltas, provoca problemas. Y de allí que tiene que haber límites a la especulación financiera. Esta especulación provoca altibajos, burbujas que revientan y acaban pagando los más pobres. Este modelo de maximizar beneficios para mí es nefasto. Hay que acabar con esto. O por lo menos que la gente pueda decidir.

-¿Entonces cuál es su alternativa?
-¿El mandato es que tengo que ganar lo máximo? Es que este no es un mandato. Sí, ganar un máximo que sea compatible con los derechos humanos. Y esto es lo que hay que introducir. Y nosotros lo hemos hecho en Europa con la banca ética y gente con muchos millones ha decidido cambiar y prefieren una rentabilidad social y medioambiental a una rentabilidad económica –que también la tienen-. No se trata de perder, se trata de ganar, pero que ganemos todos.

-Hay fondos de inversión como el de Noruega y Blackrock, en Wall Street, que están poniendo en práctica el concepto de la inversión sustentable, pero son los menos. ¿Cómo hacer para que esto funcione a nivel masivo y no se quede a nivel de nicho?
-El primero que hace algo nuevo es un loco, el segundo convierte al loco en líder y después vienen los demás. Cuando empezamos la banca ética éramos una pandilla de locos. Hoy hay más de 50 bancos en el mundo con más de 40 millones de clientes. Es poco, pero es un movimiento imparable. Ya lo estamos extendiendo por toda Latinoamérica y está movilizando a miles de personas. El sistema financiero se encargó de que la gente no se entere de nada. Pero eso se va a acabar porque vamos a difundir conciencia para que la gente no permita que con su dinero se hagan cosas en el mundo en contra de sus valores. ¿Va a ser rápido? No, lo que tardemos en difundir esa conciencia. Este es un movimiento imparable.

-¿Por qué es tan optimista?
-Habrá gente que va a luchar para que se mantenga el antiguo sistema porque a ellos les va bien y porque no tienen ningún tipo de escrúpulos. Ya sabemos que hay gente sin escrúpulos, incluso diría ‘enferma’, que sólo piensan en ganar millones y cuando le pregunto ‘para qué quieres más millones’ –llevo 42 años en el mundo financiero– jamás me han sabido contestar, ¡jamás! Se sienten incómodos. Se ponen nerviosos. La incomodidad es total. Pero hay que hablar de esto porque hemos perdido el norte: ganar dinero o ganar dinero. Y crecer y crecer. La economía mundial tiene que madrugar.

– ¿No es más fácil sostener el argumento de la banca ética en países donde las necesidades básicas ya están cubiertas? Mal que mal en la Argentina y otros países de la región aún estamos tratando de resolver cuestiones básicas, donde hay colegios sin techo y mucha gente que no gana suficiente para lo más básico para poder alimentar a su familia.
-Es que la banca ética está diseñada para que la gente que está acomodada, y que en Argentina hay muchos –clase media y clase alta–, traigan su dinero para poder financiar empresas y proyectos que creen riqueza y que creen empresas en lugares donde hay sólo subsistencia. Yo me estoy encontrando muchos proyectos económicos de empresas, no microfinanzas. Proyectos desde US$ 30.000 a US$ 300.000, que generarían miles de puestos de trabajo pero que no se pueden hacer porque ningún banco quiere financiarlos. Porque no entienden al sector, o les da miedo o no les interesa, o simplemente porque ganan más especulando. No estoy hablando de hacer caridad. Estoy diciendo que vamos a hacer una economía en la que el dinero circule y acabe con la pobreza. Por eso debemos hacer una banca ética, para que el dinero –a la gente a la que le sobra dinero, que no saben qué hacer con él–, en vez de que vaya especulando por el mundo, ayude a su propio país a financiar empresas que no tienen más riesgo que otros proyectos. Y estas empresas van a crear miles de puestos de trabajo.

-Hay ciertas condiciones básicas en la institucionalidad de los países que tiene que existir para que funcione la banca ética? ¿Requisitos de capital?
-No, yo creo que se puede hacer en cualquier país y tenemos ejemplos que van desde una banca ética en Afganistán o en Mongolia. Hay legislaciones de países que complican más el funcionamiento. Pero nosotros en Europa, en el Triodos Bank, tenemos nuestra propia autorregulación que es mucho más exigente. Para nosotros, la primera norma ética es regularnos bien para no arriesgar el dinero de la gente. Por lo tanto, un banco ético tiene que cumplir con la legislación como todos los demás, con los ratios de solvencia y de morosidad. La banca ética no presenta mayores riesgos.

-¿Y cómo es posible que funcione y sea rentable?
-Uno de ‘los trucos’ es que los equipos directivos no ganan millones. O sea, los costos salariales comparados con otros bancos son mucho menores. Lo mismo con gastos en oficinas y lujo de despachos. El gasto está controlado y eso nos permite dar préstamos – según en qué sectores– con tasas de interés mucho más competitivas, para que puedan salir adelante. Y espero poder hacer lo mismo en Argentina, donde he visto bancos que ofrecen préstamos a 50% o endeudando a la gente con tarjetas de crédito y préstamos de consumo. Este es el tipo de productos que van a hacer endeudar más a las familias que no pueden. El préstamo es para crear empresas, para producir no para consumir aquello que no necesitas.

-¿Cuáles son los obstáculos que impiden que este concepto se masifique?
-Uno es la tendencia a la comodidad, que está instalada en nuestras sociedades desde hace demasiado tiempo. Todo debe ser fácil, cómodo, rápido. ‘No me compliques la vida. El mundo lo tiene que cambiar otro’. También hay una falta de confianza. Que es la que nos estamos ganando ahora. En España la palabra banquero es casi un insulto. El peor sector, el que menos confianza genera. Y hemos despertado la confianza de cientos de miles de personas. Porque cuando tú hablas directamente y la gente te ve bien, se da cuenta si estás vendiendo algo o si eres auténtico. En España hemos conseguido ganar la confianza de la gente en el banco y esto para mí ha sido un éxito. Y lo vamos a hacer en Argentina a pesar de sus pesares. Ya lo estamos consiguiendo en Chile, Colombia y Brasil. Pero hay que vencer la resistencia a la comodidad. Para mí es el cambio cultural más difícil. El decir ‘el mundo tiene que cambiar y yo soy el que tienen que cambiarlo’.
Lo demás son dificultades normales que te encuentras cuando creas una empresa. No es más difícil que otra cosa.

-Da la impresión que el cambio no pasa entonces sólo por tener una banca ética.
-También estamos fomentando un cambio en el consumo. Cuando me voy a comprar una camisa quero saber quién la ha hecho, en qué país y en qué condiciones. No me interesa que sea una marca de moda y es muy barata, porque si a cambio ha sido hecha en Tailandia o en Bangladesh y mueren mujeres que trabajan en condiciones inhumanas. Yo no puedo comprar esa marca. O estoy comiendo un producto que no sé si están envenenado de pesticidas y fertilizantes, o es un producto orgánico de proximidad. Este cambio de conciencia es lo que viene ahora y cuesta porque tenemos que difundirlo no solo en los medios de prensa, sino las propias personas, a nuestros amigos, nuestros familiares. Tenemos que cambiar. Este es el cambio más difícil. El cambio de pasar de la rutina, de la comodidad y el precio. Nada barato es barato. Cuando algo es muy barato alguien lo va a pagar por ti.

-¿Hay espacio para la banca ética y Wall Street? Mal que mal estamos viviendo en un mundo que es extraordinariamente mejor que el de hace 50 años. El sistema, con todos sus bemoles, ha logrado bajar radicalmente la pobreza en el mundo.
-No se si estoy muy de acuerdo con que hay menos pobres que antes. A mi esas cifras del Banco Mundial me parecen una farsa. No podemos hablar de números y de pobres en un mundo en el que sobran recursos y sobra dinero. No podemos decir que estamos mejor, porque se despilfarran recursos en el mundo. Y el problema es el modelo económico. Eso es lo que hay que cambiar. ¡La cantidad de comida que se tira! Podríamos alimentar a la población que pasa hambre durante 3 años. ¡Y esto se permite! Y hablamos de Google y de Amazon. Porque la tecnología no se pone para estas cosas. Me refiero a que el problema del mundo no es que nos falte más tecnología. No nos faltan recursos, falta conciencia.
Entonces, sí que hay espacio para la banca ética. Espero que no haya espacio para la que no lo es. Esto es lo que tenemos que provocar. Y no es una utopía, es una necesidad. Vamos a seguir luchando, convenciendo a la gente y diciendo, ‘espero que no duermas y que te sientas mal haciendo lo que estás haciendo’. Vivíamos sin Amazon. Yo no digo que esté mal o bien, me da igual. Con la inteligencia que tenemos, con los recursos científicos tecnológicos y económicos que tenemos, los problemas del mundo se acabarían en un año, o en seis meses. Somos indiferentes al dolor ajeno. Tenemos un problema moral grave.

-¿No cree que la sociedad está tomando conciencia y los gobiernos y empresas cambiando sus formas?
-No. Y siempre voy a ser muy contundente con esto. Existe el hambre y la pobreza porque no nos hemos propuesto acabar con ello. Los objetivos del Milenio de ‘reduciremos a la mitad el hambre’. ¡Cómo que a la mitad! Debería haber sido ‘acabaremos con el hambre en el mundo’. No quiero decir que no se están haciendo cosas. Los objetivos de desarrollo sustentable de las Naciones Unidas se están cumpliendo, pero las empresas no los tienen como prioridad. Siguen en esa enfermedad de que hay que ganar el máximo de dinero posible. Esto es una enfermedad social. Hemos creado el ‘homus economicus’. Ganar dinero tiene que ser un resultado de todo lo demás, no el objetivo en sí mismo.

-¿Optimista o pesimista sobre lo que se viene?
-Totalmente optimista porque siempre me planteo que el mundo depende de mí, por lo tanto yo estoy haciendo, y haré hasta que me muera, todo lo posible por cambiar el mundo. E intentaré contagiar a todo el mundo.

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

¿Cómo pueden las nuevas tecnologías mejorar la vida de los pobres en los países en vías de desarrollo?

¿Cómo pueden las nuevas tecnologías mejorar la vida de los pobres en los países en vías de desarrollo?

El comercio y la tecnología presentan una oportunidad cuando pueden aprovechar las capacidades existentes y, por lo tanto, proporcionar un camino más directo y confiable hacia el desarrollo. Cuando exigen inversiones complementarias y costosas, ya no son un atajo para el desarrollo tradicional dirigido por la fabricación.

Por Dani Rodrik

15 de octubre de 2018








Las nuevas tecnologías reducen los precios de los bienes y servicios en los que se las usa. Conducen también a la creación de nuevos productos. Los consumidores se ven beneficiados con estas mejoras, independientemente de si viven en naciones ricas o pobres.

Los celulares son un claro ejemplo del profundo impacto de algunas tecnologías nuevas. En un claro ejemplo de salto tecnológico, se facilitó a la gente pobre de países en vías de desarrollo acceso a comunicaciones de larga distancia sin necesidad de realizar costosas inversiones en líneas de teléfonos fijos y otros tipos de infraestructura. De igual modo, las operaciones bancarias a través del celular han permitido el acceso a los servicios financieros en zonas remotas en donde no existen sucursales bancarias.

Estos son ejemplos de cómo la tecnología puede mejorar las vidas de gente pobre. Pero para que la tecnología haga una contribución real y sostenida al desarrollo debe no sólo ofrecer productos mejores y más económicos sino que debe conducir también a mayor cantidad de empleos mejor pagos. En otras palabras, también debe ayudar a los indigentes en su papel como productores y consumidores. Un modelo de crecimiento que el economista Tyler Cowen denominó “celulares en lugar de fábricas automotrices” y que plantea una pregunta obvia: ¿Cómo hace la gente en mundo en vías de desarrollo para poder comprar celulares en primer lugar?

El celular y la banca

Consideremos nuevamente los ejemplos de servicios bancarios y telefonía móvil. Como las comunicaciones y las finanzas son aportes a la producción, son en alguna medida servicios para el productor así como para el consumidor.

Por ejemplo, un estudio muy conocido documentó la forma cómo la proliferación de celulares en el estado indio de Kerala permitió a los pescadores arbitrar diferencias de precios en los mercados locales, aumentando sus ganancias un promedio de 8% como resultado. Por otro lado, el ubicuo servicio de banca por celulares M-Pesa, en Kenia, parece haber permitido a las mujeres pobres pasar de una agricultura de subsistencia a negocios no agrícolas permitiéndoles un significativo ascenso, como mínimo, en su escala de ingresos.

La digitalización de la agricultura

Las nuevas tecnologías digitales han estado jugando un importante papel en la transformación de la agricultura a gran escala en Latinoamérica y otros sitios. Los datos masivos, los GPS, los drones y la comunicación de alta velocidad han permitido la aparición de servicios adicionales mejorados; se optimizó la irrigación así como el uso de fertilizantes e insecticidas; aparecieron sistemas de alarma temprana; y se facilitó la aparición de sistemas de control de mejor calidad así como una logística y administración de las cadenas de suministros más eficientes. Todas estas mejoras aumentan la productividad agrícola y facilitan la diversificación hacia cosechas no tradicionales con elevadas ganancias.

La introducción de estas nuevas tecnologías en la producción, en naciones en vías de desarrollo, por lo general tiene lugar a través de cadenas de valor globales (GVCs según su sigla en inglés). En principio, las GVCs benefician a estas economías facilitando el ingreso a los mercados globales.

Con todo, hay grandes preguntas que rodean a las posibilidades creadas por estas nuevas tecnologías. ¿Son las ganancias por productividad lo suficientemente importantes? ¿Pueden difundirse lo suficientemente rápido en el resto de la economía?

La contribución de las cadenas de valor globales

Cualquier optimismo sobre la magnitud de la contribución de las cadenas globales debe atemperarse con tres hechos. Primero, la expansión de las cadenas de valores globales parece haberse detenido en los últimos años. Segundo, la participación de los países en vías de desarrollo en las cadenas -y, de hecho, en el comercio mundial en general- se ha mantenido bastante modesta, con la llamativa excepción de determinados países asiáticos. Tercero, y lo más preocupante tal vez, las consecuencias laborales locales de las últimas tendencias tecnológicas y comerciales han sido desalentadoras.

Si se lo analiza en detalle, las GVCs y las nuevas tecnologías muestran características que limitan -y hasta minarían- el alza de la performance económica de las naciones en vías de desarrollo. Una de estas características es una preferencia general en favor de destrezas y otras habilidades. Esta preferencia reduce la ventaja comparativa de los países subdesarrollados en actividades de producción con mano de obra tradicionalmente intensa y otras, y disminuye sus ganancias comerciales.

En segundo lugar, las GVCs le dificultan a los países de bajos ingresos utilizar su ventaja en costos laborales para compensar su desventaja tecnológica, reduciendo su capacidad para reemplazar mano de obra no calificada por otros insumos de producción. Estos dos rasgos se refuerzan y agravan el uno al otro. Hasta hoy, lo que se evidencia es que en los frentes comercial y de empleos, las desventajas superan a las ventajas.

El impacto neta de las nuevas tecnologías es aún incierto

La respuesta habitual a estas preocupaciones es subrayar la importancia de la creación de capacidades y habilidades complementarias. Los países subdesarrollados deben mejorar sus sistemas educativos y su entrenamiento técnico, mejorar su ambiente empresario y enriquecer sus redes de transporte y logística de modo de hacer un uso total de las nuevas tecnologías -según dice el refrán tan escuchado-.

Pero señalar que los países subdesarrollados necesitan avanzar en todos estos campos no es algo nuevo y tampoco es un consejo útil. Es similar a decir que el desarrollo necesita desarrollo. El comercio y la tecnología ofrecen una oportunidad cuando pueden hacer uso de las capacidades existentes y ofrecer así un camino más directo y confiable hacia el desarrollo. Cuando exigen inversiones costosas y adicionales, dejan de ser un atajo hacia el desarrollo guiado por la producción.

Comparemos las nuevas tecnologías con el modelo tradicional de industrialización, que ha sido un poderoso motor de crecimiento económico en los países subdesarrollados. En primer lugar, la producción es negociable, lo que significa que la producción interna no se ve limitada por la demanda (e ingresos) en el lugar de origen. En segundo lugar, el know-how de producción era relativamente fácil de transferir a otros países y, en particular, de las economías ricas a las pobres. En tercer lugar, la producción no generaba grandes demandas en materia de habilidades.

Estas tras características volvían de forma colectiva a la producción en un fantástico escalador hacia ingresos más altos para los países subdesarrollados. Las nuevas tecnologías presentan un cuadro muy distinto en términos de facilidad de transferencia del know-how y de las exigencias de habilidad que implican. Como resultado, su impacto neto en los países de bajos ingresos parece considerablemente más incierto.

 

Dani Rodrik, profesor de Economía Política Internacional en la Facultad de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, es el autor de Straight Talk on Trade: Ideas for a Sane World Economy.

Project Syndicate 1995-2018 ©

Traducción: Silvia S. Simonetti

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Tres unicornios globales redoblan su apuesta en la Argentina a pesar de la crisis

Tres unicornios globales redoblan su apuesta en la Argentina a pesar de la crisis

Son Rappi, WeWork y la exitosa startup agrodigital de Estados Unidos Indigo. Tienen en común que todas valen ya más de US$ 1.000 millones y no le temen a la incertidumbre por la que está atravesando la economía.

Por Ivan Weissman

11 de octubre de 2018

fotoportada_ivan (1)







Rappi, WeWork e Indigo son de las startups globales más exitosas de los últimos tiempos. Le tienen fe a la Argentina y planean inversiones millonarias para crecer en el país y expandirse en la región, a pesar de la crisis.

Sus CEOs participaron hoy en un panel donde compartieron sus planes para la Argentina y donde revelaron no temerle a la actual incertidumbre.

WeWork: 10 proyectos en construcción
WeWork, la empresa fundada en Nueva York que ofrece espacios de trabajo compartidos, planea abrir al menos 4 edificios en los próximos 6 meses y 10 en los próximos 2 años. Ya cuenta con dos edificios abiertos en Buenos Aires y está pronto a abrir otro en el emblemático edificio Enrique Butti de Retiro, la torre donde estuvo por muchos años las oficinas de IBM en Argentina. En febrero debería abrir uno en el barrio Las Cañitas de Buenos Aires y está construyendo o negociando sumar al menos 6 proyectos más.

Pato Fuks, el argentino que es CEO de WeWork Latam, reveló que Adam Neuman, el co-fundador de la empresa, le dio la luz verde para seguir la expansión. Esta semana la empresa recaudó alrededor de US$ 15.000 millones para financiar sus planes de expansión

Rappi: expansión a Córdoba y Rosario
Rappi es la aplicación colombiana de delivery que copó las calles de Buenos Aires y ganó miles de clientes en pocos meses. Los planes de la startup son igual de agresivos. Matías Casoy, General Manager que Rappi Argentina, dijo que están abriendo un HUB tecnológico en Buenos Aires y se están expandiendo a Córdoba y Rosario. Casoy se refirió a la polémica que ha generado su modelo de negocios y las críticas acerca de las condiciones laborales precarias de los repartidores. “Sabemos que estamos planteando un desafío a la forma tradicional a la que están acostumbrados a hacer las cosas. Queremos encontrar una forma y una regulación que se adapte a esta nueva forma de hacer negocios y trabajar”.

Y reveló que están en conversaciones “con todos los actores y stakeholders, en especial los gubernamentales, para encontrar un nuevo marco” para desarrollar la empresa.

Indigo: expandirse a latinoamerica desde Argentina
Indigo, es la startup agroindustrial más exitosa de EE.UU., llegó hace un años a la Argentina y tiene grandes planes. Indigo eligió a Buenos Aires como su base para expandirse en la región. Ya han levantado más de US$ 650 millones en financiamiento y tienen un valor de más de 1.500 millones de dólares.

Ellos apuesta a transformar la industria agrícola del mundo y han desarrollado una tecnología para tratar al poroto de soja que lo hace más tolerante a las diferentes condiciones climáticas. Carlos Becco, CEO de Indigo Argentina dice que el equipo local es el mejor de la empresa y es de donde se van a expandir hacia la región.

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Las elecciones en Brasil y lo que se juega Argentina en el resultado

Las elecciones en Brasil y lo que está en juego para la Argentina en el resultado

Es por lejos nuestro principal socio comercial. Un repunte en su economía es parte de la apuesta de Macri a que la Argentina esté creciendo cuando se presente a la reelección el próximo año. La de hace unas semanas fue la elección más polarizada y trascendental desde el final del régimen militar en Brasil.

Por Iván Weissman

5 de octubre de 2018

rafaela-biazi-680927-unsplash







El ultraderechista excapitán del Ejército, Jair Bolsonaro quedó a un paso de ser el próximo presidente de Brasil. El político ultraconservador obtuvo una abrumadora victoria en primera vuelta, quedándose con el 46,3% de los votos. El candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, quedó segundo con el 28,8% de los votos. El futuro presidente se definirá en un balotaje a fin de mes.

Los dos candidatos tienen visiones dramáticamente opuestas sobre cómo arreglar la economía de Brasil: Haddad quiere aumentar el gasto y ofrecer crédito barato, mientras que Bolsonaro quiere privatizar todas las empresas públicas y llevar a cabo reformas de los sistemas de pensiones y tributario.

Bolsonaro es el claro favorito de los empresarios y los inversionistas. En los últimos días la bolsa brasileña, los bonos y el real se han disparado luego de la publicación de encuestas que lo muestran ampliando su ventaja sobre el candidato que reemplazó a Lula, que está preso y la Justicia no le permitió presentarse.

El ultraderechista es un candidato controversial y hay grandes grupos que lo rechazan por sus declaraciones contra las mujeres y los homosexuales.

Screen Shot 2018-10-04 at 3.18.24 PM

Argentina y Brasil en números

Para la Argentina, el resultado del domingo es de vital importancia: Brasil es nuestro mayor socio comercial y de la recuperación económica de Brasil, después de tres años malos, depende buena parte el repunte de la economía argentina y, por ende, el futuro político de este Gobierno.

Para dimensionar esa relación sirve destacar que por cada 3 puntos que crece el PBI de Brasil, el de Argentina crece 1 punto, según la Unión Industrial Argentina.

En 2017, como ocurre desde hace décadas, Brasil fue el principal destino de nuestras exportaciones. Las ventas de productos y servicios argentinos a ese mercado llegaron a US$ 9.316 millones. Cifras oficiales muestran que hoy Brasil recibe el 16% de las exportaciones argentinas, aunque en 2013 la cifra era 21%.

Brasil es también de donde vienen la mayoría de nuestras importaciones. El año pasado el déficit bilateral (exportaciones menos importaciones) fue de US$ 8.555 millones de dólares y representó casi el 90% del déficit comercial total. Aunque la fuerte devaluación del peso este año hizo que en los primeros 8 meses las exportaciones argentinas crecieran 23,2% al mismo tiempo que las importaciones prácticamente se frenaron.

Es importante resaltar que las exportaciones de origen industrial a Brasil, que son las de mayor valor agregado, aumentarán 31% a diciembre respecto al año pasado. Y cabe mencionar que el 67% de las exportaciones a Brasil son bienes de origen industrial, algo que no ocurre con ningún otro mercado relevante en el mundo.

Lo que están mirando los inversores

De acuerdo a un informe de Bloomberg, el consenso en el mercado es que el buen resultado de Bolsonaro será celebrado por los inversores. Las acciones de las empresas estatales como Petrobras, Banco do Brasil y Electrobras subirán con fuerza ante la idea de que serán privatizadas. El margen de la victoria podría profundizaría ese alza.

De hecho, en la última semana las acciones de Electrobras, Petrobras y Banco do Brasil subieron más del 12% a medida que Bolsonaro avanzó en las encuestas.

Economía Brasileña en cifras

  • La economía de Brasil es la mayor economía de América Latina, la segunda de toda América (después de Estados Unidos) y la novena a nivel mundial, según el FMI.
  • Tiene una población de 208 millones de habitantes y es el quinto país más poblado del planeta.

brasil
Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Más allá de la crisis: 7 gráficos para ser optimistas sobre el futuro de la economía argentina y 1 para preocuparse

Más allá de la crisis: 7 gráficos para ser optimistas sobre el futuro de la economía argentina y 1 para preocuparse

En medio de la tormenta, hay analistas que dicen que lo que se está haciendo en energía, minería, desarrollo de software y turismo, entre otros, es razón para ser optimista.

Por Iván Weissman

2 de octubre de 2018








Argentina se encuentra una vez más en medio de una crisis económica. Se estima que estará en recesión hasta el segundo trimestre del próximo año.

La moneda ha perdido la mitad de su valor frente al dólar, la inflación estará en 42% este año y a fin de año un tercio de los argentinos será pobre.

El acuerdo con el FMI forzó al Gobierno a redefinir la política fiscal que venía sosteniendo. Aumenta la presión tributaria y recorta fuertemente el gasto fiscal. Aunque prevé una reactivación de las exportaciones netas que redundaría en una recuperación de la economía a partir de inicios de 2019.

¿Cómo se prevé lograr el déficit primario cero?

El problema más inmediato es equilibrar las cuentas. El Gobierno apunta a un recorte de gastos primarios mayor al realizado en años anteriores y otras medidas que incrementarán la presión tributaria para aumentar los recursos fiscales.

Un análisis de CIPPEC estima que el Presupuesto 2019 prevé un recorte de gastos (1,5% del PBI) y un aumento de recursos (1,2% PBI), es decir, mayor presión tributaria.

Ingreso total y gasto primario como porcentaje del PBI (2009-2019) – CIPPEC

Captura de pantalla 2018-10-02 a la(s) 11.39.27

La gran apuesta de Macri

La serie de graves crisis económicas que ha sufrido la Argentina en las últimas dos décadas ha restringido la inversión extranjera directa en sus sectores productivos y ha limitado la capacidad del país para aprovechar sus vastos recursos naturales. Solo el campo ha mantenido su rol histórico de ser la principal fuente de crecimiento de la economía. Este sector, basado en la cría de ganado, la producción de cereales (trigo, maíz y soja transgénica), los cítricos, el tabaco, el té y la uva, representa alrededor de 7,6% del PBI argentino, pero genera el 43% de las exportaciones.

Un informe de la consultora Oxford Business Group muestra alguno de los sectores con mayor potencial y donde se están haciendo inversiones.

El potencial energético

El sector con mayor potencial es el energético. Argentina cuenta con importantes reservas de petróleo y gas, cuya producción va en aumento y ya el próximo año debería comenzar a aportar dólares. Argentina es el primer productor de gas en América Latina, tiene el segundo yacimiento más importante de gas de esquisto a nivel mundial y la cuarta reserva de petróleo y litio.

En agosto la producción de petróleo creció 2,5% en términos interanuales, acumulando en los primeros ocho meses del año un crecimiento del 2%.

La producción de petróleo no convencional, donde Vaca Muerta es la gran esperanza, mostró un crecimiento interanual del 37,9% y ya representa el 14,1% de la producción total del país.

Captura de pantalla 2018-10-02 a la(s) 15.41.54

La producción de gas natural aumentó un 8,1% por encima de agosto de 2017, y acumuló en los primeros ocho meses del año un crecimiento del 5,3%. Es la producción más alta en ocho años.

También por Vaca Muerta, la producción no convencional de gas natural (shale + tight) mostró en agosto un crecimiento interanual del 35,2% y ya equivale al 36,4% de la producción total del país.

Captura de pantalla 2018-10-02 a la(s) 15.42.08

Energías renovables

Es la otra gran apuesta de Macri. En el corazón de la estrategia está el plan Renovar, que estimula la inversión en el sector. Se trata del programa lanzado por el Gobierno que apunta a la generación de energías renovables para sumarlas a la oferta eléctrica del país. El plan es que para 2025 el 20% de la matriz energética sea de fuentes renovables (solar, eólica e hídrica).

Consumo de energías renovables (2007-2017)

GraficosIvan13

Transporte aéreo

El envión viene desde el 2012, pero con la llegada de las aerolíneas Low Cost y una política más abierta, el crecimiento se ha disparado. Y ahora con un peso barato, se anticipa que el turismo y el transporte aéreo será uno de los sectores que más aportará a la economía. El tráfico de pasajeros creció el 6.4% en agosto

En 2017 el turismo representó el 10,3% del PBI total y se estima que en los próximos dos años la cifra estará por encima del 12%. El año pasado la industria de Viajes y Turismo en el país rebasó el crecimiento de manufactura, transporte, ventas al por menor, agricultura y servicios financieros. En la Ciudad de Buenos Aires, el 7% del empleo registrado corresponde al turismo y es la séptima actividad más relevante, por encima de la construcción.

Indicadores de transporte aéreo: carga y pasajeros (2005-2017)

GraficosIvan8

Ingrresos por turismo (2001-2016)

GraficosIvan9

La minería, un gigante que está despertando

Otro sector que hasta ahora ha sido un nicho en la Argentina es la minería. Pero el potencial es enorme. El año pasado las exportaciones mineras superaron los US$ 4.000 millones y crecerán 6,5% en 2018. Se espera que en 2018 el valor agregado de la minería aumente 23,3%.

De acuerdo al Gobierno, el sector minero argentino requiere 27 mil millones de dólares para concretar los proyectos mineros de litio, cobre, oro y plata con mayor potencial. Actualmente la minería representa el 1% del PBI argentino y podría pasar a ser de 3 a 4% en 2025, lejos todavía del 15% que representa en Chile.

Exportaciones mineras en dólares (2010-2016)

GraficosIvan6

Argentina es especialmente competitivo en el desarrollo de software y energía nuclear. Los economistas también ven un gran potencial en la agrotecnología, biotecnología, y servicios corporativos. Pero para eso hay que fomentar la productividad y aumentar la inversión en Investigación y Desarrollo (I+D), que venía aumentando desde el 2006, pero que ajuste la frenó. Hasta el año pasado representaba tan solo el 0,6% del PBI, cuando los expertos dicen que para un país como Argentina la cifra debería ser cercana al 2%.

Inversión en Investigación y Desarrollo como porcentaje del PBI (2006-2015)

GraficosIvan7

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar