Las empresas argentinas que quieren ser las mejores para el mundo

Exactamente 75 pymes y grandes empresas del país adoptaron como propósito generar mejoras sociales y ambientales. Lo incluyen en sus estatutos y certifican ese compromiso con una norma internacional conocida en el país como Sistema B. Se trata de un modelo mundial en el que la aspiración ya no es ser la mejor empresa del mundo sino la mejor para el mundo. ¿Cuáles son las firmas nacionales que tomaron este camino.

Hola como va
Escuela Jose Marx - Misiones 2

El negocio de Matías Portela es negocio para todos. Es un círculo virtuoso para la ciudad de Córdoba. Si vende más juegos para chicos, habrá más nenes desafiando su ingenio. Los cartoneros que le consiguen el material que usa para hacer las casas, castillos y aviones para armar y colorear sumarán más ingresos.

Las fábricas que recorren los cartoneros en busca de descartes enviarán menos basura al relleno sanitario. Y las mujeres de barrios humildes que se encargan de la terminación de los juegos y el empaquetado tendrán más trabajo.

Cuando Matías, un ingeniero industrial de 34 años, renunció a su carrera en Volkswagen, lo hizo para idear un negocio en el que no hubiese perdedores: “Desde 2011, cuando nació Ondulé, hasta hoy vendimos 92 mil juguetes, reciclamos 47 mil kilos de cartón y le dimos empleo estable a 15 mujeres que trabajan desde sus casas, jamás le financiamos el pago y respetamos sus plazos de entrega”.

La pyme de Matías es una de las 75 empresas del país que lograron certificar como empresas B o Benefit corporations, según su nombre en inglés. Se trata de un modelo de negocio que además de buscar la rentabilidad tiene como propósito conseguir un impacto social y ambiental positivo.

Ondulé produce juegos con cartón reciclado por cooperativas.


Ondulé produce juegos con cartón reciclado por cooperativas.
Consultar el listado de las 75 empresas B de la Argentina

El propósito es parte del ADN y también del estatuto

“A diferencia de los programas de Responsabilidad Social Empresaria (SRE) o las donaciones, la empresa B tiene ese propósito como génesis. Sucede desde adentro, es parte de su ADN”, explica Francisco Murray, director Ejecutivo de Sistema B, representante en la Argentina de B-lab, la ONG estadounidense que en 2007 desarrolló la herramienta de evaluación de sostenibilidad y el proceso de certificación para empresas llamadas de triple impacto: económico, social y ambiental.

Mañana habrá un evento sobre este modelo de negocio

En 2013, un año después de aterrizado el modelo en la Argentina, en el país había 15 empresas certificadas. Cinco años después se multiplicaron por cinco hasta llegar a las 75 que existen hoy.

“Crece la cantidad de empresas B porque hay mayor compromiso de los empresarios, que entienden que ya no alcanza con pagar los impuestos y que el Estado se encargue del resto. Estos emprendedores entienden que lo correcto es buscar el propósito dentro de la misma empresa”, analiza Murray, que en su época de emprendedor fundó Páez, una empresa de calzado que certificó como empresa B.

Mientras que en toda América Latina hay 414 empresas trabajando bajo esa filosofía, la Argentina es el tercer país de la región con más firmas dentro del ecosistema, solo detrás de Chile y Brasil. En el mundo, en tanto, son 2.655.

El propósito que trabaja cada empresa debe ser incluido en el estatutos, de modo que sus directores y gestores deben rendir cuentas ante los accionistas, por ejemplo, sobre el impacto logrado. Y al mismo tiempo, los directores pueden no ceder ante un reclamo de los accionistas orientado a trabajar exclusivamente en la rentabilidad.

“Cuanto más facturo, más gente tiene agua para tomar”

A las empresas que persiguen este modelo les gusta decir que no pelean por ser la mejor empresa del mundo sino la mejor empresa para el mundo. Mucho de eso hay en la historia de Proyecto Agua Segura, el emprendimiento que hace tres años creó el médico Nicolás Wertheimer, de 29 años.

“Cuanto más facturo, más gente va a tener agua para tomar”, dice Nicolás, que empezó él solo comercializando unos filtros suizos para que las comunidades aisladas del país puedan purificar y tomar el agua de ríos, lagunas o de lluvia.

Proyecto Agua Segura busca dar accceso al agua en comunidades aisladas.


Proyecto Agua Segura busca dar accceso al agua en comunidades aisladas.

Ahora, la empresa tiene 20 empleados y trabaja para varias ONG, empresas y gobiernos. “Hacemos diagnósticos, relevamientos e instalaciones que buscan asegurar el acceso al agua a través de distintas tecnologías”, cuenta y revela que la decisión de dejar la guardia del hospital municipal de Vicente López por este proyecto fue muy sencilla: “Puse en Google la frase ‘inventos que cambian el mundo’ y me apareció el filtro que después traje al país”.

Entre las empresas B argentinas no hay un rubro que predomine ni una facturación promedio. Lo único que las une es la convicción de combinar el negocio con aportes sociales y el cuidado del ambiente en el que se desarrolla.

Hay bodegas que cuidan el ambiente al extremo, textiles que trabajan con telas recicladas, proyectos forestales sustentables, imprentas que solo trabajan con materiales biodegradables, productoras de agua, restoranes que no desperdician nada de comida, joyerías que reutilizan cuero de descarte y empresas que se dedican exclusivamente a aprovechar la basura.

Hay emprendimientos pequeños y empresas multinacionales, como Danone y Natura. Y también empresas históricas, como la licorería Porta Hermanos, fundada en 1882 y actualmente con 550 empleados.

“Nuestro crecimiento estará siempre enfocado a generar valor a la sociedad en la que vivimos y a nuestra gente y sus familias, en particular. Más empleo, de mejor calidad, y sustentable. Más oportunidades para nuestra gente, mayor vinculación con nuestros vecinos. Mejor utilización de los recursos, mayor eficiencia energética. Procesos que recuperen subproductos con la meta de reducir la generación de residuos”, cuenta Inés Castro Castellanos, directora de Institucional y Marketing de Porta.

Porta tiene 550 empleados y uno de sus propósitos es lograr que progresen.


Porta tiene 550 empleados y uno de sus propósitos es lograr que progresen.

El modelo también ofrece ventajas competitivas

Además de la vocación de colaborar con la comunidad, las empresas que certifican también encuentran beneficios. Como la certificación debe renovarse cada tres años, promueve un proceso de mejora continua; además logran un mejor posicionamiento porque suelen ser destacadas por los medios e invitadas a eventos; y atraen talentos, ya que muchos jóvenes prefieren trabajar en una empresa que tiene propósitos sociales y ambientales.

“También se les abren mercados internacionales. Porque muchos países buscan y pagan más por productos que tienen esta certificación”, señala Pedro Cascales, director de Comunicación de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), donde tiene una serie de programas para capacitar y formar a las pymes en iniciativas sociales y ambientales.

Por ejemplo, trabajan en eficiencia energética y en tres programas federales para colaborar en comunidades vulnerables con útiles escolares, al inicio declases; abrigos, cuando arranca el invierno; y regalos, en la previa de las fiestas de fin de año.

Otro beneficio es el de ser parte del ecosistema B, ya que muchas empresas prefieren elegir proveedores que tengan la misma filosofía. “Dos de nuestros clientes son empresas B, pero también tenemos de cliente a Mercado Libre, que nos elige por el propósito que tenemos”, cuenta Andrea Jatar, quien en 2014 fundó una empresa de viandas y catering.

Andrea tiene 50 años y es ingeniera en sistemas. Después de trabajar 20 años como empleada en una consultora, decidió abrir De la Olla, una empresa que prepara y entrega a domicilio viandas saludables. El negocio genera varios impactos. Uno social, porque emplea a personas con discapacidades; y otro ambiental, porque los envíos los hace en envases retornables y porque toda la materia prima que usa son productos orgánicos.

“Y un tercer impacto es en la salud, porque quienes consumen nuestras viandas reciben una comida saludable”, asegura Andrea, que estudió gerenciamiento de cocina en la escuela del Gato Dumas.

De la Olla prepara viandas con alimentos orgánicos y emplea discapacitados.


De la Olla prepara viandas con alimentos orgánicos y emplea discapacitados.

El proceso de certificación como empresa B puede llevar hasta un año. Comienza con un cuestionario de unas 200 preguntas sobre cinco áreas de la empresa: gobernanza, modelo de negocios, prácticas ambientales y laborales. Para poder seguir el proceso de certificación hay que lograr que el puntaje que se obtiene luego de contestar las preguntas no baje de 80.

Por ejemplo, Proyecto Agua Segura obtuvo 108,9, De la Olla sacó 129,1 y Ondulé 86,2. Los resultados de todas las empresas que certificaron pueden revisarse en el sitio web.

Luego del cuestionario y de verificar el puntaje, es necesario presentar la documentación así como también recibir y superar una auditoría.

Quienes ya certificaron y también los que lideran Sistema B ahora trabajan para que a nivel nacional haya una ley que reconozca a este tipo de empresas, tal como existe en países como Estados Unidos e Italia.

El proyecto de ley, que ya está redactado y fue enviado al Congreso por el Poder Ejecutivo, se encuentra en análisis en la cámara de Diputados. “La ley no propone alcanzar un beneficio impositivo, sino que el objetivo es identificar, reconocer y promover a los emprendimientos de impacto social y ambiental. Los diversos beneficios surgirán del mercado o de políticas que el Estado pueda implementar a través de programas de compras públicas preferenciales, facilidades de acceso al crédito o a fondos”, explicaron desde Sistema B.

Si tenés una empresa y querés saber cuál es el impacto social y ambiental de tu negocio podés medirlo con este test gratuito


EMPEZAR EL TEST

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial

ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Qué propuestas llevaron al aula los 10 equipos docentes del país que serán premiados mañana

Qué propuestas llevaron al aula los 10 equipos docentes del país que serán premiados mañana

El Ministerio de Educación los distinguirá por haber mejorado el aprendizaje de los alumnos y distribuirá $ 2,9 millones para que puedan ampliar sus proyectos. Las iniciativas de los docentes plantean sanear agua contaminada, ayudar a reparar calles con basura, fabricar elementos ortopédicos o juegos didácticos, fomentar la lectura o reproducir plantas ancestrales de los pueblos originarios. Hay proyectos de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Cruz, Neuquén, Misiones, Tucumán, Corrientes y Chubut.

Por Javier Drovetto

29 de octubre de 2018

sss







El Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología premiará mañana a los 10 equipos docentes de ocho provincias del país ganadores del certamen que desde hace tres años distingue a los maestros que lograron mejoras en el aprendizaje de los estudiantes a partir de proyectos innovadores.

En esta tercera edición de “Maestros Argentinos” participaron 1.400 proyectos de todo el país y ya hay 10 finalistas, quienes se repartirán $ 2,9 millones para fortalecer o expandir el proyecto con la compra de materiales y equipos, o con capacitaciones.

Mañana a las 9 en el Centro Cultural Kirchner, el Ministerio anunciará cuál de esos 10 equipos se quedará con el primer premio y quienes ocuparán los siguientes lugares, ya que el reconocimiento económico va desde $ 1.000.000 para el primero a $ 100.000 para el décimo.

Acá te contamos quiénes son, de qué escuelas y qué iniciativas tuvieron los 10 equipos docentes que serán premiados.

Proyecto: LEER Lecturas Expandidas en Red

Escuela y ubicación: Primaria 15, Florencio Varela, provincia de Buenos Aires

Nivel y modalidad: Primaria común

Síntesis del proyecto: Los docentes proponen que los estudiantes de 4° y 5° grado descubran la pasión por la lectura en voz alta a través de distintas etapas: desde la lectura como una propuesta de juego, hasta la grabación de cuentos y socialización de los audios en un sitio web. Los chicos comparten sus lecturas en Internet con estudiantes de otras escuelas del país y de América Latina. De esta manera el proyecto ha ayudado a mejorar los indicadores de lectocomprensión, así como reducir los elevados índices de repitencia que presentaba la escuela.

LEER (6)

Proyecto: El arte como mediador de la inclusión

Escuela y ubicación: Espacial 1, Posadas, Misiones

Nivel y modalidad: Primaria especial

Síntesis del proyecto: El proyecto consiste en la formación de una compañía de danza inclusiva a través de talleres y participación en distintos eventos. El plan tiene un impacto altamente positivo en los niños con discapacidades y sus familias, promoviendo el desarrollo de competencias comunicacionales, capacidades artísticas, la construcción de valores para la convivencia y el fortalecimiento de vínculos afectivos. Trabajan el desarrollo de aprendizajes significativos integrando contenidos de danzas, educación física, arte y tecnología.

Compañia de Arte (6)

Proyecto: Cultivo in vitro de especies autóctonas junto a pueblos originarios

Escuela y ubicación: Agrotécnica “Prof. Miguel A. Torres”, Tafí del Valle, Tucumán

Nivel y modalidad: Secundaria técnica

Síntesis del proyecto: El avance de la urbanización en zonas rurales redujo el espacio para el cultivo natural de plantas ancestrales de los pueblos originarios, poniendo en peligro su supervivencia. Para enfrentar esa problemática, docentes y estudiantes de la escuela se contactaron con representantes de los pueblos originarios, investigaron sobre los aspectos culturales y biológicos de las plantas ancestrales y experimentaron para desarrollar cultivos in vitro de especies vegetales autóctonas. Se destaca por la extensión a la comunidad, innovación y protagonismo de los estudiantes, quienes no sólo desarrolla el cultivo sino que además capacitan a los pueblos originarios para replicar la experiencia.

PDEF6787

Proyecto: La escuela rural, el mejor lugar para prevenir la hidatidosis

Escuela y ubicación: Primaria 35, Olavarría, provincia de Buenos Aires

Nivel y modalidad: Primaria rural

Síntesis del proyecto: La hidatidosis es una peligrosa zoonosis endémica en la zona rural de Olavarría que se transmite por el ganado ovino y estos la contagian a los perros llegando así a los humanos. Desde 2014, docentes y estudiantes de la escuela han organizado campañas de prevención y hábitos saludables para concientizar a la población poniendo en acto conocimientos de ciencias naturales, ciencias sociales, matemática, lengua, educación artística y uso de nuevas tecnologías. También llevan adelante, con colaboración del municipio, la entrega de pastillas antiparasitarias que envía la Dirección de Zoonosis provincial con sede en Azul.

PABC6187

Proyecto: Mi escuela al escenario

Escuela y ubicación: Primaria 9, Saladillo, provincia de Buenos Aires

Nivel y modalidad: Primaria rural

Síntesis del proyecto: Es una acción colectiva de toda la escuela (estudiantes, docentes, directivos, auxiliares y padres) para poner en juego los contenidos curriculares a partir de la realización de puestas de danza y teatro. Los estudiantes suben al escenario, actúan, bailan o se responsabilizan de los soportes audiovisuales, de tramoyas, iluminación y sonido. También en muchos casos actúan auxiliares o docentes. En tareas como la propuesta e investigación de las obras a interpretar, el montaje o la difusión los estudiantes trabajan capacidades de áreas como prácticas del lenguaje, ciencias sociales y educación artística.

C0079T01

Proyecto: Producir Educando

Escuela y ubicación: Técnica 1, Paso de los Libres, Corrientes

Nivel y modalidad: Secundaria técnica

Síntesis del proyecto: Surge de observar que muchas veces los artículos ortopédicos de fabricación comercial no se adaptaban a las necesidades de los estudiantes y habitantes de Paso de los Libres, entre otros aspectos, por lo irregular del terreno. Por eso, desde 2001 los estudiantes de la escuela idean, prototipan y construyen artículos ortopédicos adaptados al contexto de su distrito.

PDEF5604

Proyecto: Tejiendo redes de cooperación, el juego nos une

Escuela y ubicación: Centro Educativo Provincial Integral  21 (Unidad Penitenciarias 21 y 22), Cutral-Có, Neuquén

Nivel y modalidad: Primaria en contexto de encierro

Síntesis del proyecto: Reúne a estudiantes de dos unidades de detención, una de ellas de máxima seguridad. A partir de la creación de juegos didácticos en madera y materiales reciclables para otras escuelas de la provincia, el proyecto hace partícipes a los estudiantes de una tarea colaborativa y cooperativa que colabora en su resocialización. Ya han llegado a muchas escuelas de la provincia, con más de 2000 chicos beneficiados, colaborando también a disminuir la deserción escolar.

Tejiendo Redes (3)

Proyecto: Revestimos reciclando por un mundo mejor

Escuela y ubicación: Técnica 1, Caleta Olivia, Santa Cruz

Nivel y modalidad: Secundaria técnica

Síntesis del proyecto: Surge de la observación de los estudiantes sobre la falta de pavimentación en muchas calles de Comodoro Rivadavia. El equipo docente propuso la construcción de revestimientos asfálticos y para veredas incorporando materiales reciclados para hacerlos más sustentables y resistentes. Se evidencia un proceso de “aprender haciendo” donde los jóvenes son participantes activos y protagonistas del proyecto, a cargo de investigar, producir y relacionarse con otros actores de la comunidad, y donde la escuela se convierte en un laboratorio.

Revestimos Reciclando (5)

Proyecto: EsTuArte

Escuela y ubicación: Secundaria Artística 788, Lago Puelo, Chubut

Nivel y modalidad: Secundaria artística

Síntesis del proyecto: Proyecto de jornadas de talleres artísticos abiertos a la comunidad desarrollado en una escuela con las dos especialidades artísticas: Artes visuales y nuevos medios y Teatro popular. EsTuArte concentra, refleja y canaliza la identidad artístico-cultural de la comunidad durante una semana en que se desarrollan distintas propuestas artísticas, exposiciones, talleres y producciones. Integra en forma transversal, como metodología de trabajo, la labor de todos los docentes de la escuela.

PDEF6611

Proyecto: Vigilantes del Agua

Escuela y ubicación: Secundaria 124, ciudad de Córdoba

Nivel y modalidad: Secundaria común

Síntesis del proyecto: Los estudiantes de 6° año se propusieron abordar la principal problemática ambiental del barrio: la contaminación del agua por efluentes cloacales. Investigaron y evaluaron distintas alternativas y optaron por una solución natural para depurar de contaminantes químicos el agua a través de la fitorremediación, formando lagunas artificiales donde la acción de las algas permite purificar el agua. El proyecto integra conocimientos de disciplinas como metodología de la investigación, química, ecología y ambiente, desarrollo y sociedad.

Vigilantes del Agua (7)

Fotos: Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología.

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

La campaña de donación de medicamentos fue un éxito pero piden nuevos aportes

Por qué es importante donar los medicamentos que no se usan

Entre el 16 y el 23 de octubre, el Banco Comunitario de Medicamentos hizo una campaña en la que recibió remedios en unos 300 sitios de todo el país. Pero como en los últimos dos meses se duplicaron los pedidos de ayuda, llaman a seguir donando.

Por Javier Drovetto

25 de octubre de 2018

asasas







Qué pasó. La decimocuarta Campaña Nacional de Recaudación de Medicamentos que organizó la Fundación Tzedaká fue un éxito. Este año, unas 300 instituciones de todo el país se sumaron como sitios receptores de las donaciones que ayudan a abastecer al Banco Comunitario de Medicamentos, un centro que asiste a personas que necesitan remedios pero no los pueden pagar.

Los organizadores contabilizarán las donaciones en las próximas semanas y esperan una recaudación exitosa. De todos modos, llamaron a que la gente siga donando remedios que ya no necesita porque en los últimos dos meses se duplicó la demanda de ayuda.

doná

Por qué es importante. El banco asiste a pacientes de centros de salud, hospitales y organizaciones sociales de 20 provincias. Sólo en 2017, ayudó a 35.000 personas con medicamentos por un valor de $ 64 millones.

Cómo se desarrolló la campaña. Se hizo entre el 16 y el 23 de octubre. Unas 300 instituciones, entre escuelas, empresas, organizaciones sociales, clubes, templos y parroquias de todo el país, fueron las encargadas de recibir los remedios.

Seguir colaborando con el banco. En los últimos dos meses se duplicaron los pedidos de remedios, principalmente por el aumento de la pobreza y del precio de los medicamentos. Entre las donaciones más necesarias figuran, entre otros, remedios para la hipertensión, el colesterol y el parkinson.

“Se puede ayudar con una caja completa o un blíster. Lo importante es que el medicamento no esté vencido, ni requiera cadena de frío y si es un frasco, que no esté abierto”, detallo Ruth Heymann, directora de comunicación de la fundación.


Quiero donar

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

En 2019 los estudiantes argentinos volverán a tener menos horas de clases que los países desarrollados

En 2019 los estudiantes argentinos volverán a tener menos horas de clases que los países desarrollados

Como habrá 186 días de clase como máximo y la mayoría de las escuelas tiene jornada simple, los alumnos tendrán 744 horas en el año. Así volverían a estar por debajo del promedio de los países más desarrollados, que es de 799 horas. Y también de países de la región como Chile (1039), Brasil (800) y Colombia (1000).

Por Javier Drovetto

24 de octubre de 2018

auto_eval_foto_4







Las escuelas de la Argentina volverán a ofrecer el año que viene menos días de clases de los que las provincias y la Nación se habían propuesto dar y en consecuencia las horas de clase que tendrán los estudiantes del país en 2019, que serían unas 744, volverían a estar por debajo del promedio de los países más desarrollados, que es de 799 horas. Y también de países de la región como Chile (1039), Brasil (800) y Colombia (1000).  

El Consejo Federal de Educación resolvió ayer que las clases comenzarán el 6 de marzo y terminarán el 13 de diciembre. Por lo que habrá como máximo 186 jornadas de clase. Son 6 días más que 180 días obligatorios por ley pero 4 días menos de los que los ministros de educación del país se comprometieron a alcanzar en 2012, de acuerdo a la resolución 165.

Teniendo en cuenta que la mayoría de las escuelas del país (el 91% en las primarias, según la UCA) ofrece jornada simple de cuatro horas, la Argentina ofrecería en 2019, como máximo 744 horas de clase. De esta manera, si se lo compara con un relevamiento hecho por el Centro de Estudios de Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano, el país quedaría muy por debajo de la oferta global.

“En Chile, un chico de cuarto grado de la primaria alcanza las mismas horas de clase que uno argentino que la termina”, aseguró Alieto Guadagni, director del CEA.

Además, Argentina llegará a los 186 días de clase si no hay días de capacitación docente, nuevos feriados puente o paros, algo difícil de esperar si se tiene en cuenta que en los últimos años hubo en promedio 10 días de huelga, según relevó el CEA.

De hecho hoy se hace el noveno día de paro nacional mientras que en la provincia de Buenos Aires suman con la de hoy 27 huelgas en reclamo de una recomposición salarial que compense la inflación.

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Presupuesto 2019: qué ajustes se prevén en las partidas para educación, ciencia, salud, vivienda, ambiente, industria y agricultura

Presupuesto 2019: qué ajustes se prevén en las partidas para educación, ciencia, salud, vivienda, ambiente, industria y agricultura

Si el proyecto se aprobara tal cual fue enviado al Congreso, todas estas áreas perderían participación dentro del presupuesto total: bajarían entre un 20% y un 67% en relación a lo que le adjudicaron en 2015. En cambio, la participación de los fondos destinados a Promoción y Asistencia Social crecen un 2,5% respecto a 2015.

Por Javier Drovetto

24 de octubre de 2018

000_Mvd6634662







El proyecto de presupuesto 2019 avanza en el Congreso y mañana obtendría media sanción en la Cámara de Diputados.

Según la argumentación que envió al legislativo, el Ministerio de Hacienda prevé una inflación de 23% y un dólar a $40,10 para el año próximo. Además, estima una caída del PBI del 0,5%.

En ese contexto, la previsión marca una tendencia al ajuste, algo que de hecho ya se está dando este año: el Gobierno bajó el déficit primario un 47% en los primeros nueve meses del año y lo redujo al 1,1% del PBI.

¿Qué áreas podrían perder fondos?

Si el presupuesto fuera aprobado tal cual fue enviado al Congreso, varias de las funciones más sensibles sumarían nuevos ajustes, ya que su participación en el presupuesto total viene en descenso desde 2016, cuando asumió la nueva gestión.

En esa línea se encuentra la inversión en Educación y Cultura; Salud; Ciencia y Técnica; Vivienda y Urbanismo; Agricultura; Industria; y Ecología y Medio Ambiente. Todas estas áreas perderían participación en el presupuesto total: bajarían entre un 20% y un 67% en relación a lo que le adjudicaron en 2015.

En cambio, si bien la participación de los fondos destinados a Promoción y Asistencia Social bajaría respecto a este año, se mantendría un 2,5% arriba respecto a lo destinado en 2015.

En contrapartida, la proporción de fondos destinada a pagar deuda pública crecería un 133% también en relación a 2015.

Foto apertura: Juan Mabromata – AFP

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Cuáles son los planes de la Argentina para enfrentar sus cinco desafíos ambientales más urgentes

Cuáles son los planes de la Argentina para enfrentar sus cinco desafíos ambientales más urgentes

Proteger los bosques frente al avance de la frontera agrícola, atenuar el riesgo de desertificación de un tercio del territorio nacional, acelerar el desarrollo de las energías limpias, incrementar el tratamiento y reciclado de residuos, y reducir la emisión de dióxido de carbono son los principales desafíos ambientales de la Argentina. Los planes para cada uno de ellos, y las experiencias internacionales.

Por Javier Drovetto

23 de octubre de 2018

MKZ_6336







La semana pasada se publicó el Informe del estado del ambiente 2017, un trabajo minucioso de 612 páginas en el que la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación analiza con datos oficiales cómo evolucionó la salud ambiental de la Argentina.

El documento, que se presenta por segundo año consecutivo y por tercera vez en la historia, analiza además cuáles son los procesos productivos y sociales que más afectan el entorno ambiental.

A continuación, un detalle de los cinco problemas ambientales más urgentes que tiene que resolver el país, qué hace para lograrlo y qué resolvieron los países que atraviesan situaciones parecidas.

1. Deforestación: la expansión agrícola avanza sobre los bosques

Por primera vez desde que en 2007 se aprobó la ley que protege los bosques, la deforestación en el país no bajó sino que subió un 10%.

En 2017 desaparecieron 172.639 hectáreas o el 0,38% de los bosques. En 2016, los desmontes habían bajado a 155.851. Así se cortó un período de diez años en los cuales se había bajado la tasa de deforestación del 1% al 0,35%, aunque siempre muy por arriba del promedio mundial del 0,08%.

Los desmontes en Chaco, Santiago del Estero, Salta y Formosa significaron el 72% de la deforestación.

En la Secretaría de Ambiente reconocen que el aumento de la deforestación podría explicarse por la reactivación agropecuaria, alentada por la baja de las retenciones a las exportaciones del sector en el período 2016/2017.

“La expansión de la frontera agropecuaria es una de las principales causas de pérdida de bosques, que son desmontados para el cultivo de diferentes especies, principalmente soja”, afirman desde la Secretaría. Y agregan que esa expansión obliga a que la ganadería se desplace hacia zonas de bosque.

La pérdida de áreas boscosas tiene consecuencias ambientales y sociales: incremento de gases de efecto invernadero por la liberación de dióxido de carbono, erosión de suelos, inundaciones por la desaparición de un reservorio natural de agua de lluvia, pérdida de biodiversidad, y migración de las poblaciones rurales.

Los planes en la ArgentinaExiste una apuesta a fortalecer la partida instaurada por la ley de bosques para financiar proyectos de restauración o explotación sustentable de bosques. En 2017 se asignaron $ 556 millones, el monto de inversión más alto desde la sanción de la ley, pero apenas un 8% de lo que determina la ley.

“Un instrumento que desarrollamos con el Conicet y la CONAE y lanzaremos en breve es un sistema de alerta temprana de deforestación. A través de imágenes satelitales, cada 15 días se emitirán alertas de posibles focos de deforestación”, adelantó Diego Moreno, secretario de Política Ambiental en Recursos Naturales.

Otro plan es el de restauración de bosques degradados, con experiencias en ocho provincias. Y hay un cuarto programa, Bosques y Comunidades, que ayudar a las comunidades indígenas y criollas a que aprovechen el potencial productivo del bosque mediante la explotación forestal y la cría de animales, pero sin degradarlo. Esa línea ya alcanza a unas 75 comunidades que tienen 410.000 hectáreas.

La Secretaria de Ambiente tiene planes de restauración e implantación de bosques.
La Secretaria de Ambiente tiene planes de restauración e implantación de bosques.

Experiencias internacionales. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) identificó en el informe 2018 sobre El Estado de los Bosques del Mundo varios países que ampliaron la superficie de bosques.

A la cabeza están Filipinas (3,3%), Chile (1,8%), Laos (1%), Gabón (0,9%), Vietnam (0,9%), China (0,8%), Francia (0,7%), India (0,3%), Australia (0,2%) y Estados Unidos (0,1%).

En Chile, el gobierno apostó a la producción forestal y avanzó con la plantación de bosques y métodos de explotación sustentables. Ocurre que el sector forestal está orientado al comercio internacional y exporta por U$S 6.100 millones al año, solo superado por la minería

2. Desertificación: el crecimiento de las tierras secas

El informe de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable sostiene que unas 100 millones de hectáreas de tierras secas, el 37% del país, entraron en un proceso de degradación, y si no se detiene puede convertir esa superficie en algo parecido a un desierto.

Lo dramático es que cada año unas 2 millones de hectáreas se suman a la zona erosionada. Este fenómeno es relevante en Río Negro, La Pampa, San Luis, Mendoza, Santiago del Estero, Catamarca, La Rioja, Salta y Jujuy.

En Ingeniero Jacobacci, Río Negro, el suelo es casi desértico. Crédito: INTA Bariloche.
En Ingeniero Jacobacci, Río Negro, el suelo es casi desértico. Crédito: INTA Bariloche.

Las causas suelen ser el sobrepastoreo, una excesiva carga ganadera y desmontes para aprovechar la madera o despejar el terreno para actividades agrícola. Cuando disminuye la vegetación por esas causas, el viento o el agua erosionan la tierra.

“Lo que se pierde es la capa fértil del suelo”, explicó Almut Therburg, coordinadora del Observatorio Nacional de la Degradación de Tierras y Desertificación. Con menos flora, la tierra pierde capacidad de retener agua. Y así se retroalimenta la degradación.

La pérdida de suelo tiene un impacto económico y ambiental. La Secretaría de Ambiente estimó en U$S 29,9 millones anuales la pérdida por menor productividad en cultivos de soja, maíz y trigo. Y advierte que las tierras secas con procesos de desertificación aportan cerca del 40 % de la producción agrícola y el 47 % de la ganadera.

Las consecuencias ambientales son la pérdida de los servicios ecológicos de la tierra, como la función de regulación hídrica, la captura de carbono y la conservación de biodiversidad.

Los planes en la ArgentinaEl problema tiene una relación directa con la actividad agropecuaria. Por eso, la Secretaria de Ambiente trabaja en la difusión de 90 prácticas de manejo sustentable en 11 provincias. Son técnicas, procedimientos y desarrollos tecnológicos para desarrollar actividades no degraden el suelo.

“Antes de fin de año, lanzaremos un plan nacional de lucha contra la desertificación, que incluirá la promoción de esas prácticas y la implementación de beneficios para los productores que las adopten”, confió Diego Moreno.

Habrá que ver también qué impacto puede lograr ForestAR, un programa nacional con el que se busca implantar bosques orientados a la explotación maderera pero de manera sustentable.

Experiencias internacionales. La FAO estima que en el mundo dejan de ser productivas entre 6 y 7 millones de hectáreas de suelo cada año. Por lo que la desertificación es un problema global.

Diego Moreno contó que la Argentina intercambia experiencia con especialistas de México y China, donde su estrategia para combatir la erosión de tierras pasa principalmente por la reforestación y la implementación de prácticas productivas sustentables.

3. Energías limpias: la urgencia de acelerar su desarrollo

La mitad de la emisión de gases de efecto invernadero que genera el país las produce el sector energético. Y eso ocurre porque si bien hubo cambios en la matriz energética, las renovables sólo aportan el 2%.

En las últimas décadas se dio un proceso de sustitución de los hidrocarburos en la generación de energía. La participación del petróleo, que en 1960 representaba el 70 % de la matriz, se redujo al 32%. Pero no aumentaron las renovables: como contraparte hubo un incremento del gas natural, que representaba menos del 10 % y en la actualidad llega al 54 %.

Evolución de la producción de energía eléctrica en Argentina, por tipo de fuente.
Evolución de la producción de energía eléctrica en Argentina, por tipo de fuente.

Los planes en la ArgentinaCon el comienzo de la nueva gestión, hace dos años, el país realmente orientó inversiones al desarrollo de plantas de energía renovables, principalmente parques solares y eólicos.

Desde la Subsecretaría de Energías Renovables de la Nación, que dirige Sebastián Kind, aseguran que, gracias al plan Renovar, ya “hay 70 plantas de generación de energías limpias en construcción, 20 de ellas solares”. Entre todas, prevén aportar 2700 megavatios, lo que ampliaría la participación de las renovables al 8% de la matriz.

Según la ley 27191, las renovables debieron haber representado el 8% de la matriz ya en diciembre de 2017 y alcanzar el 12% en 2019.

El parque solar  La Cumbre, en San Luis, fue inaugurado este año.
El parque solar La Cumbre, en San Luis, fue inaugurado este año.

Experiencias internacionales. A nivel mundial, las renovables representan el 10,4% de la generación mundial, según Ren21, una red global que monitorea el avance de estas energías.

La cifra también está lejos de la incidencia que tienen las energías limpias en Uruguay (44%, con predominio de las eólicas), Brasil (19%, combinando eólica y pequeñas hidroeléctricas) o Chile (17%, también con eólica e hidroeléctricas), según el sitio Climatescope, que permite comparar las matrices energéticas de los países.

4. Residuos: una tonelada de basura cada dos segundos

En 2015, la generación de residuos en Argentina dio un promedio de 1,02 kilogramos por persona, 45.000 toneladas diarias o una tonelada cada dos segundos. Marca un aumento leve en la generación de basura.

Kilos de basura que genera por día una persona en la Argentina. Fuente: Secretaria de Ambiente de la Nación.
Kilos de basura que genera por día una persona en la Argentina. Fuente: Secretaria de Ambiente de la Nación.

En cuanto a la composición de la basura, en la Ciudad de Buenos Aires el 14% era papel o cartón, el 13% plásticos, el 6% textiles, el 4% vidrios y el 2% metales. Es decir que el 39% de la basura es reciclable. Sin embargo, el reciclaje en la ciudad de Buenos Aires sólo llega al 26% de la basura.

Existe otro dato desalentador: en 2014 se reciclaron 235.000 toneladas de plástico, lo que representa apenas el 12 % del total generado. Pero en 2016 ese recupero bajó a las 200.000 toneladas.

A nivel país, el informe de Ambiente señala que existen cerca de 5.000 basurales a cielo abierto sobre unas 8.600 hectáreas. Y advierten que alrededor del 37% de la población no está cubierta por el servicio de disposición final adecuada de sus residuos.

El relleno sanitario de Ensenada recibe basura de municipios del sur bonaerense. Crédito: CEAMSE
El relleno sanitario de Ensenada recibe basura de municipios del sur bonaerense. Crédito: CEAMSE

Los planes en la ArgentinaDesde la Secretaría de Ambiente remarcan que el problema es desafiante porque el manejo de los residuos es por ley responsabilidad de los municipios.

De todos modos, Thierry Decoud, secretario de Control y Monitoreo Ambiental, señaló que trabajan en una serie de leyes que apuntan a garantizar el tratamiento de algunos productos.

Por un lado, el Congreso ya discute un proyecto de ley de responsabilidad extendida del productor, que establece que quienes producen o importan bienes que una vez descartados necesitan un tratamiento especial deben ayudar a diseñar el circuito de disposición final. Eso, por ejemplo, le cabría a los fabricantes o importadores de electrodomésticos y neumáticos.

Otra proyecto en el que trabaja la Secretaría es en la actualización de ley de residuos peligrosos, orientando la norma hacia el recupero de esos desperdicios.

La posibilidad de contar con una ley que regule qué responsabilidad deben tener las empresas que comercializan bebidas en envases plásticos por ahora no está en la agenda inmediata.

Experiencias internacionales. En Estocolmo, capital Suecia, la basura vale oro: se recicla el 99% de sus desechos. Su gestión contempla la prevención, reutilización y reciclaje.

El sistema de recolección de basura es diferenciado: se separan alimentos, que se usan para hacer fertilizantes, compost o biogás; los textiles, que se usan para fabricar ropa; y los papeles.

La basura que no se reutiliza, llega a las 32 estaciones de procesamiento de basura y producción de energía. De hecho, su propia basura no es suficiente para generar toda la energía necesaria en el país, por lo que importan 800.000 toneladas de otros países.

5. Temperatura: reducir la emisión de dióxido de carbono

Aunque no depende sólo de la Argentina, el compromiso de minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero es uno de los principales desafíos ambientales y está atado, en gran medida, a cuánto pueda avanzar el país en la resolución de los temas analizados en esta nota.

La última medición local, de 2014, determinó que el país emitió 369 megatoneladas de dióxido de carbono. La mayor participación de esas emisiones corresponde al sector energético (53%),; seguido por la agricultura, ganadería, silvicultura y deforestación (39%); luego por la industria (4%); y finalmente los residuos (4%).

De que el país y el mundo logren reducir las emisiones depende que la temperatura no suba más allá de 1,5° respecto de los niveles preindustriales. Hoy, según el informe de Ambiente, la temperatura del país subió entre 0,5° y 1°, según la zona.

Para lograr que el aumento de temperatura no supere ese límite, los expertos de la ONU sobre el cambio climático (IPCC) aseguran que las emisiones de CO2 deberán caer un 45% de aquí a 2030 y el mundo deberá alcanzar en 2050 una “neutralidad de carbono”. Es decir, tendrá que dejar de emitir más CO2 del que se retira de la atmósfera.

Los planes en la Argentina. La meta que el país espera alcanzar es no exceder las 483 mega toneladas de dióxido de carbono para 2030. “Para un país en vías de desarrollo y que necesita crecer, eso significa una reducción del 18% respecto a los niveles de emisiones a los que llegaríamos si instrumentáramos las medidas que tenemos planeado hacer. Además trabajamos en un segundo escenario de mayor esfuerzo que implicaría una reducción del 37%”, aseguró Carlos Gentile, secretario de Cambio Climático de la Nación.

Para lograrlo, se creó en 2016 un gabinete de cambio climático que conforman los ministros. De ahí salieron las propuestas para alcanzar la meta. El aporte más sustancial lo deberá hacer el área de Energía, con el incremento de renovables en la matriz energética.

En segundo lugar, el gobierno apuesta a no seguir perdiendo superficie de bosques e implantar nuevos, algo que hoy se evidencia como difícil. El Ministerio de Producción deberá trabajar con las cámaras sectoriales para alcanzar mayor eficiencia energética y que aprovechen procesos productivos para generar su propia energía.

El área de Transporte debe apuntalar el transporte público para desalentar el uso de autos y mejorar rutas y trenes, para así hacer más eficiente el transporte de cargas. Finalmente, Agroindustria debe trabajar en la incorporación de prácticas productivas más sustentables.

Experiencias internacionales. El pacto para reducir emisiones se selló en 2015 en Francia y se lo conoce como el Acuerdo de París. En ese encuentro de líderes mundiales se acordó que cada país, desarrollado o no y sin importar su PIB, establezca metas para reducir las emisiones.

Por eso resulta prematuro hablar de casos exitosos. Pero sí hay un punto de partida: según datos de las Naciones Unidas, en 2016 las emisiones globales fueron de 51.900 megatoneladas de dióxido de carbono equivalente (MtCO2eq).

En ese escenario, China, Estados Unido y la India son los que más gases lanzan a la atmósfera y por lo tanto son los que más contribuciones pueden hacer al ambiente. La participación porcentual de Argentina, en cambio, representa un 0,7% de las emisiones globales.

Emisiones de gases de efecto invernadero por país (2014). Fuente: CAIT, World Resources Institute
Emisiones de gases de efecto invernadero por país (2014). Fuente: CAIT, World Resources Institute
Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Cómo son y para qué sirven las pruebas que el jueves les toman a los alumnos de sexto grado de todo el país

Cómo son y para qué sirven las pruebas que el jueves les toman a los alumnos de sexto grado de todo el país

Deberán contestar preguntas y resolver ejercicios de Matemática y Lengua. También responderán preguntas sobre el contexto en el que se educan. Se trata de las pruebas Aprender, que sirven para evaluar cómo evoluciona el aprendizaje en el país y qué políticas educativas se deben cambiar.

Por Javier Drovetto

16 de octubre de 2018

aprender_abc







El jueves se tomarán en todas las escuelas primarias del país las pruebas Aprender, una evaluación nacional de aprendizajes que se hace desde 2016.

  • Serán los estudiantes de 6° grado de la primaria quienes deberán hacer la evaluación, que contestarán de forma anónima.
  • Para los alumnos con disminución visual habrá cuadernillos con tipografía ampliada.
  • Este año la prueba será de Lengua y Matemática, ya que en 2017 fue de Ciencias Sociales y Ciencias Naturales.
  • El examen alcanzará a unos 725.000 chicos y chicas de 20.800 escuelas.
  • Unos 60.000 docentes se movilizarán de una escuela a otra para tomar las pruebas.

Cómo son las pruebas. Llegan en cajas cerradas a cada escuela. Completar toda la evaluación llevará como máximo tres horas y 45 minutos.

  • Hay un cuadernillo por cada área temática: Lengua y Matemática.
  • Para contestar las preguntas o resolver las consignas de cada cuadernillo, los chicos tendrán 60 minutos, con 10 minutos de tolerancia.
  • Entre cada prueba, les darán un recreo de 15 minutos.
  • Y habrá un tercer cuadernillo con preguntas vinculadas al entorno en el que estudian en la escuela y en sus casas, con consultas que permiten contextualizar el ambiente socioeconómico de cada chico y la escuela. Para ese cuestionario tendrán 40 minutos.

cuadernillo

Simulador de evaluación. El Ministerio de Educación de la Nación creó un sitio específico para que los alumnos puedan familiarizarse con el tipo de preguntas que podrían hacerles. Ese sitio está online y permite ejercitar pruebas de Lengua y Matemáticas.


SIMULÁ UNA EVALUACIÓN

Qué objetivo persigue. La evaluación busca obtener un diagnóstico del aprendizaje alcanzado por los alumnos y de las condiciones en las que aprenden.

  • Permite detectar qué contenidos y habilidades no fueron aprendidas y en consecuencia deben intentar resolver con nuevas políticas educativas.
  • La evaluación se basa en la premisa de que todos pueden aprender y tienen derecho a una educación de calidad.
  • “También ayuda a generar conciencia de la responsabilidad que tienen los docentes y las instituciones respecto a lograr una buena enseñanza. Es decir, muestra que hay alguien que supervisa esa responsabilidad”, opinó Guillermina Tiramonti, investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales y profesora de la Universidad Nacional de La Plata

Quién accede a los resultados. Desde marzo de 2019, el acceso a los datos nacionales, provinciales y municipales estará disponible en el sistema abierto de consultas, donde ya se pueden consultar las conclusiones de las pruebas 2016 y 2017.

  • En esa plataforma se podrá acceder al procesamiento de los datos surgidos de la evaluación. Esta herramienta posibilita elaborar tablas y gráficos a nivel nacional, provincial y municipal.
  • Cada escuela podrá ver un reporte individual confidencial que servirá para promover mejoras en los aprendizajes. Esa ficha, de acceso restringido, se publicará en un sitio específico.

Cómo se usaron algunos resultados anteriores. Ya hay  experiencias puntuales que se iniciaron sobre la base del diagnóstico que ofrecieron las ediciones pasadas.

“Hemos consensuando cambios en la forma de enseñar Matemática justamente a partir de que las anteriores dos pruebas mostraron deficiencias en el aprendizaje de esa materia”, señaló Elena Duro, secretaria de Evaluación Educativa de la Nación.

Y agregó un ejemplo más específico: “También hemos elaborado capacitaciones puntuales para determinadas escuelas a partir de los resultados”.

Cuándo evalúan a los alumnos de secundaria. Lo harán el año que viene. Desde ahora y a diferencia de lo que ocurrió en 2016 y 2017, cada año le tomará la evaluación solo a uno de los dos niveles. Por eso, los estudiantes del último año de la secundaria serán examinados en 2019.

Las razones, según le dijo Elena Duro a Clarín, son de política educativa y no presupuestaria:  “El cambio se debe a que decidimos darles más tiempo a las escuelas y las jurisdicciones para que trabajen con los resultados, con la información que provee la evaluación. Por otro lado, queremos evitar que los estudiantes se preparen para la prueba y de este modo el instrumento no refleje exactamente la calidad educativa. Además, la mayoría de los países hacen pruebas cada dos años”.

Foto: Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. 

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Por qué la cantidad de presos creció 12 veces más rápido que la población argentina

Por qué la cantidad de presos creció 12 veces más rápido que la población argentina

En el último año las cárceles sumaron un 12% de detenidos mientras que la población aumentó sólo un 1%. Con esta suba inédita desde 2003, se llegó a los 85 mil presos. Los especialistas le apuntan al aumento de policías en la calle, el endurecimiento de penas y nuevas leyes que simplifican el encarcelamiento. Durante el encierro, la mayoría de las personas no recibe capacitación ni educación.

Por Javier Drovetto

16 de octubre de 2018

cuenteros







En las cárceles argentinas hay cada vez más presos y hacinamiento. La noticia parece repetida y en parte lo es: hace 10 años que crece la cantidad de personas encerradas y hace 10 años que las celdas que construyen los gobiernos son menos que las personas que se suman a los penales.

El informe que la semana pasada presentó el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos sobre el sistema penitenciario confirma la tendencia pero también expone que la población carcelaria subió como no lo había hecho desde 2002 y 2003, años posteriores a la última gran crisis económica.

Las personas encarceladas llegaron a ser 85.283 a fines de 2017, un 11,83 % más que en 2016. Ese crecimiento duplica el promedio que registra el país desde 1996, período durante el que solo bajó en 2006 y 2007.

Consultar el informe completo

La tasa de presos cada 100 mil habitantes también subió de manera excepcional en el último año: 10,86%. Ese incremento duplica el promedio que venía registrando desde hace dos décadas, aunque todavía mantiene al país con una de las tasas más baja de América.

Una suba récord que recae sobre una población vulnerable

Antes de explicar qué nos dicen estos números, sirve tener presentes estas dos referencias que muestran lo excepcional de la suba:

  • El Indec calculó que la población argentina creció un 1% entre 2016 y 2017. En ese mismo año, la población de las cárceles del país subió 12 veces más rápido.
  • La tasa de delitos cada 100 mil habitantes bajó un 2% en 2017. Pero la tasa de encarcelamientos cada 100 mil personas subió un 10,86%.

Un segundo punto a visualizar es entender quién, por qué y desde cuándo está preso la mayoría de los detenidos.

  • El preso “promedio” es argentino, joven, no tiene estudios ni oficio y es pobre: el 94% es de nacionalidad argentina, el 96% es varón, el 60% tiene menos de 34 años, el 69% tiene como máximo la primaria completa, el 42% estaba desocupado cuando fue detenido y el 51% no tiene oficio.
  • El 73% es preso primario: cometió un delito por primera vez.
  • Cuatro de cada 10 presos están acusados o condenados por robo o intento de robo.
  • El 45% fue detenido durante 2017 o 2016.

¿Qué hizo crecer la cantidad de presos?

Contestar esta pregunta implica entrar en un terreno menos firme, de debate, apoyado en estadísticas y también en hipótesis.

“La gran mayoría de los arrestos son en flagrancia (in fraganti). Y eso podría explicarse principalmente porque la presencia policial en la Argentina ya había escalado a 803 policías cada 100 mil habitantes en 2015 y es la relación más alta de América Latina”, señaló Fernando Cafferata, investigador del Centro de Estudios Latinoamericanos sobre Inseguridad y Violencia de la Universidad de Tres de Febrero (CELIV).

El dato es de la Oficina de Drogas y Crimen de las Naciones Unidas y muestra que la Argentina sumó un 18% de efectivos en los últimos cuatro años y tiene proporcionalmente entre dos y cuatro veces más policías que la mayoría de los países del mundo. En América Latina le sigue Uruguay, que suma 676 efectivos cada 100 mil personas.

El problema que plantean varios especialistas es que esa presencia policial lleva tranquilidad a parte de la sociedad pero ataca delitos menores que cometen personas en situaciones vulnerables.

“Lo que hay que preguntarse es por qué hay un mercado para los celulares y autos robados y para lo que se roba en una casa. Hoy, las detenciones sacan de la calle a las personas consideradas peligrosas pero no atacan el problema de fondo, que es el mercado criminal, más allá de lo social”, consideró Paula Litvachky, directora del Área de Justicia y Seguridad del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

Los números marcan que si bien en 2017 hubo una leve baja del 2% en la tasa de delitos, si se lo compara con las cifras de diez años atrás, hay que hablar de un incremento del 9,5%. Es decir, se está muy lejos de resolver el problema de la criminalidad.

24799453_1741310619237154_3625156644478290969_o

Procesos más rápidos que llevan más gente a la cárcel

Otro aspecto que explica el aumento de presos está relacionado con leyes aprobadas en los últimos años que simplificaron procesos judiciales y limitaron beneficios para que los detenidos consigan la libertad anticipada o condicional.

Por un lado, se usa cada vez más el juicio abreviado, una figura instaurada en 1997 que le permite al fiscal hacer un pacto con el imputado a cambio de una pena menor si el acusado admite su culpabilidad.

En 2016, en tanto, se votó la ley de flagrancia, que acelera el juzgamiento de las personas que son vistas y detenidas cuando cometen un delito. Con esa ley, se llegan a condenas apenas 36 horas después de cometido el delito.

“Los juicios unipersonales y la ley que instaura técnicas especiales de investigación, como la figura del arrepentido o los agentes encubiertos informantes, también pueden estar incidiendo en la cantidad de condenados”, consideró Carlos González Guerra, director nacional de Política Criminal.

Finalmente, desde mediados del año pasado, rige una ley que limita las excarcelaciones en casos de delitos graves, entre los que figura desde homicidio y secuestro hasta producción y comercialización de drogas, que son delitos más comunes o expandidos.

Según los registros del Sistema Nacional de Ejecución de la Pena, en 2017 y en comparación con 2016, se redujeron a la mitad o menos las salidas transitorias, los regímenes de semilibertad, de prelibertad o de prisión discontinua, por ejemplo.

Algunas de estas reformas y otras provinciales hicieron que se revirtiera una tendencia histórica: ahora son más los presos que tienen una condena que los que simplemente están procesados y a la espera del juicio. En 2017, los condenados pasaron a ser el 54,4% de la población carcelaria.

En gran medida, ese giro histórico se explica porque las cárceles bonaerenses, que albergan al 44% de los presos del país, pasaron a tener al 53,5% de sus presos con condena.

“Desde el punto de vista de la política penitenciaria, ese cambio es importante porque estando condenado, el preso está obligado a trabajar, estudiar y hacer deporte. Si no lo hace, pierde beneficios, como reducción de penas, acceso a visitas o más tiempo de patio. Es un aspecto importante para trabajar en la resociabilización”, explicó Juan Baric, subsecretario de Política Penitenciaria bonaerense.

Más allá de ese punto, la estadística oficial marca que en todo el país aún son mayoría los presos que no reciben ni capacitación laboral ni educación:

Fuente: Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena
Fuente: Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena

Endurecimiento de penas y de la política criminal

El crecimiento de la población carcelaria también se explica por las reformas penales de las últimas dos décadas.

“Desde la reforma del código penal iniciada con la ley Blumberg, en 2004, los cambios se orientaron a penas más altas, de cumplimiento efectivo y con menos posibilidades de obtener libertades condicionales. Entran muchos y salen pocos”, aseguró Litvachky, del CELS.

Ariel Cejas Meliare, director General de Protección de Derechos Humanos de la Procuración Penitenciaria de la Nación, lo ejemplifica: “La mayoría de los detenidos por droga no son traficantes sino mulos. Pero llegan a las cárceles federales con prisión preventiva porque piden al menos 4 años de cárcel, por lo que no pueden llegar libres al juicio. Habría que preguntarse si trafican para enriquecerse o lo hacen por necesidad y falta de instrucción, y por lo tanto deberían darle una excarcelación”.

Justamente, el actual Gobierno asegura haber endurecido su política contra las drogas y orientó recursos en ese sentido. El informe presentado la semana pasada confirma tanto el análisis de Meliare como la promesa del Gobierno: por primera vez los presos por infracción a ley de estupefaciente son más que los encarcelados por homicidio doloso. Mientras que casi cuatro de cada 10 detenidos por la ley de drogas está preso por tenencia o tenencia para comercialización (mulos).

La simplificación de los procesos judiciales y la gran presencia policial en las calles también son vistas por algunos especialistas como un endurecimiento de la política criminal.

Con la creación de la Policía Metropolitana y el traspaso de la Federal a la Ciudad de Buenos Aires, la relación de policías por habitantes trepó a 881 policías cada 100 mil porteños, la más alta del país. Eso podría ayudar a explicar en parte que los detenidos con domicilio en la Ciudad de Buenos Aires se hayan duplicado en un año, al pasar de 2.585 a 5.265 en 2017.

17135629892_e663e7eaae_k

La sobrepoblación agrava el futuro

El impacto más visible del crecimiento de la población carcelaria es el aumento del hacinamiento. Las cárceles registran una sobrepoblación del 15,2%: hay 11.223 presos más que las plazas disponibles. En 2015 esa relación era del 6,2%.

La situación más crítica se vive en la provincia de Buenos Aires, que llegó a un 24% de sobrepoblación en 2017 y este año cerrará con un nuevo incremento.

“Hay que advertir en este sentido que la mayoría de los presos queda en libertad entre 3 y 5 años después de ser encarcelado. Por eso, cuando hay niveles altos de encarcelamiento, como los que estamos viendo ahora, hay que contar con dispositivos para trabajar con esas personas y que puedan reinsertarse en la sociedad una vez en libertad. De lo contrario, lo que puede ocurrir es que haya un incremento importante del delito de aquí a cinco años”, señaló Cafferata, del CELIV, donde justamente están investigando esos fenómenos en toda América Latina.

Sin embargo, los primeros indicios respecto a la inversión en rehabilitación de los presos no es buena: el proyecto de presupuesto que el Gobierno nacional envió al Congreso prevé un aumento de apenas el 11% de la partida destinada a alojamiento y tratamiento en las cárceles del Servicio Penitenciario Federal. Esa cifra representa un ajuste importante, sobre todo si se tiene en cuenta que la inflación de este año superará el 40% y que las cárceles federales tienen actualmente un 15% más de detenidos que en 2016.

En la provincia de Buenos Aires, en tanto, la radiografía oficial marca un desafío enorme: en 2017 el 74% de los presos no recibió capacitación laboral y el 53% no participó de ningún programa educativo.

Fotos: Cuenteros Verseros y Poetas y Servicio Penitenciario Federal.

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

Crearon un parque nacional que ayudará a evitar inundaciones en la cuenca del Luján

Crearon un parque nacional que ayudará a evitar inundaciones en la cuenca del Luján

Lo aprobó el Congreso y está en Campana, en el norte de la provincia de Buenos Aires. Ocupa 5.288 hectáreas, un área equivalente a un cuarto de la superficie de la ciudad de Buenos Aires. Como gran parte son humedales, el área contribuye a retener agua los días de tormenta o sudestada. Lleva el nombre de Ciervo de los Pantanos porque contribuirá a la preservación de ese animal.

Por Javier Drovetto

11 de octubre de 2018

Parque Nacional Ciervo de los Pantanos







Qué pasó. La provincia de Buenos Aires sumó un nuevo parque nacional. Lleva el nombre de Ciervo de los Pantanos y está a 60 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, en el partido de Campana.

Además de ayudar a preservar la fauna y flora típica de un humedal ofrece un beneficio ambiental determinante: contribuye a evitar inundaciones en los municipios del noroeste del conurbano.

El proyecto se materializó ayer, cuando la Cámara de Senadores convirtió en ley el plan que integra 4.088 hectáreas de la reserva Otamendi, en poder de la Administración de Parques Nacionales, con otras 1.200 de la reserva Río Luján, de jurisdicción bonaerense.

Es el segundo parque nacional en jurisdicción bonaerense, ya que en 2009 se había creado Campos del Tuyú para preservar 3.000 hectáreas de pampa, entre General Lavalle y San Clemente del Tuyú.

Y es el parque número 45 del país. Entre todos, protegen 4,4 millones de hectáreas, casi dos veces la superficie de la provincia de Tucumán.

Un invitación especial. César Toledo, guardaparque del flamante parque nacional, invita a los lectores a visitar el lugar y cuenta cuáles son sus atracciones:


Cómo llegar y en qué horarios visitar el parque
Parque Nacional Ciervo de los Pantanos (1)

Por qué es importante. El sitio preserva pastizales pampeanos, un área de barranca, islas del Delta y sobre todo humedales, lo que convierte al lugar en vital para minimizar los riesgos de inundaciones.

  • “Por su ubicación, tan metropolitana y urbanizada, será un parque muy importante. Porque los humedales tienen la capacidad de regular excesos de agua al retener, absorber el agua y filtrarla al acuífero subterráneo”, explicó geógrafa Patricia Pintos, del Centro de Investigaciones Geográficas de la Universidad de La Plata.
  • “Gran parte de los valles de inundación de la cuenca del Luján fueron alterados por la construcción de desarrollos inmobiliarios. Por eso es sumamente importante este nuevo parque: asegura la conservación de una gran porción de humedales”, sostuvo Marta Andelman, de la Fundación Humedales
  • Ocurre que en la cuenca baja del río Luján -incluye Pilar, Campana, Escobar y Tigre- había hasta 2015 unas 9200 hectáreas de humedales que fueron rellenados para hacer 66 barrios cerrados. Por eso, cuando llueve mucho o hay sudestada, es más probable que el río Luján desborde y provoque inundaciones.

Qué biodiversidad resguarda. Más allá de las modificaciones que hubo en la zona, el parque reúne uno de los sectores mejor conservados. Sus 5500 hectáreas son un refugio de 309 especies de aves y 49 de mamíferos.

  • Vive o se resguarda el ciervo de los pantanos, una especie amenazada por la caza furtiva y la pérdida de su hábitat en el Delta.
  • Se estima que hay solo 800 ejemplares en la zona del Delta inferior, es decir desde Puerto Ibicuy, en Entre Ríos, hasta la desembocadura del Paraná en el Río de la Plata. Por eso, el nombre elegido para el parque es Ciervo de los Pantanos.
  • También sirve para conservar especies como el lobito de río, la comadreja y el gato montés.
  • Entre las aves, destacan la presencia de la pajonalera de pico recto, de la pava de monte y de la palomita azul. Y hay algunos registros del burrito colorado.

Dónde está ubicado. El parque ocupa un área equivalente a un cuarto de la superficie de la ciudad de Buenos Aires. Está cercado al oeste por la autopista Panamericana, al norte por la ciudad de Campana, al este por el río Paraná, y al sur por el Luján y el arroyo Las Rosas.

Fotos y video: Administración de Parques Nacionales

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar

En la puna jujeña instalan un parque solar de 600 hectáreas, el más grande de Sudamérica

En la puna jujeña instalan un parque solar de 600 hectáreas, el más grande de Sudamérica

Desde marzo de 2019 aportará energía como para abastecer tres veces la población de Jujuy. Tendrá un total de 1.200.000 paneles, que llegan de China vía Chile. El parque producirá energía a un costo de 60 dólares el megavatio por hora, lo mismo que se paga en promedio por la energía que se consume actualmente en todo el país.

Por Javier Drovetto

9 de octubre de 2018

DCIM100MEDIADJI_0005.JPG







Desde fines de septiembre un barco chino con 110 contenedores llenos de paneles solares y otras piezas desembarca todas las semanas en Puerto Angamos, en el norte de Chile. Lo espera una flota de camiones que se ocupa de que los equipos crucen la cordillera y completen un viaje de 700 kilómetros hasta su destino definitivo: la puna jujeña.

En diciembre serán 200 contenedores semanales y a fin de año habrán terminado de traer los 1.200.000 paneles que cubrirán 600 hectáreas y convertirán ese territorio desértico en el parque solar más grande de Sudamérica.

“Estamos trabajando para que en marzo de 2019 estemos vendiendo energía a la red”, se entusiasma Mario Pizarro, secretario de Energía de Jujuy y hace una cuenta impactante: el parque que financia el banco chino EximBank y levantan tres constructoras de ese país asiático producirá energía como para abastecer a 600 mil hogares, tres veces la cantidad de viviendas que hay en todo Jujuy.

La zona del parque, que será administrado por una empresa estatal jujeña, se la conoce como Cauchari, está a 300 kilómetros de San Salvador de Jujuy y a 4200 metros de altura. Es uno de los lugares con mayor radiación solar del mundo, solo comparable con el desierto de Sahara. Y por lo tanto es un sitio ideal para un parque solar.

Porque está cerca del trópico de Capricornio y los rayos de sol caen verticalmente sobre los paneles. Porque la altura hace que la columna de aire que separa los paneles del Sol sea menor. Y porque es un clima seco y en promedio hay 6,5 horas de sol pleno por día.

La construcción del parque empleo hoy a 200 personas, pero llegará a 800.
La construcción del parque empleo hoy a 200 personas, pero llegará a 800.

Un hito que posiciona a las energías renovables

Cauchari será el séptimo parque solar del país, pero el primero en hacer un aporte significativo de energía eléctrica al país: 300 megavatios. Hoy operan siete (cinco en San Juan y dos en San Luis), pero entre todos suman apenas 56 megavatios.

Para entender el hito que significará el parque de Jujuy sirve exponer que la central nuclear Atucha I tiene una potencia de 362 megavatios. Y que desde que el Gobierno nacional lanzó el programa RenovAR, a mediados del 2016, se construyeron y entraron en funcionamiento 14 proyectos de generación de energía renovable por 343 megavatios.

Pero además de mayor escala en la producción, Cauchari demostrará que el costo de generación de la energía solar es competitiva en relación al costo de las centrales térmicas que funcionan a gas, gasoil o fueloil, y que producen en el 65% de la energía que genera el país.

Por contrato, el Estado nacional pagará 60 dólares por cada megavatio-hora que Cauchari aporte a la red, el mismo precio que pagó durante todo agosto pasado por la energía que se usó en todo el país. Y a la empresas JEMSE le permitirá ganar 25 millones de dólares por año.

“Lo que pasó es que bajaron los costos para la obtención de las obleas de silicio y la fabricación de las celdas y los módulos solares. Y eso incidió en los costos de construcción de los parques solares. Los paneles representan entre el 20% y el 30% de la inversión”, señala José Luis Polti, coordinador de la Maestría en Energías Renovables de la regional Buenos Aires de la Universidad Tecnológica Nacional.

Polti remarca otro dato auspicioso: “Las parque solares que comenzaron a construirse después de Cauchari ya prometen un costo de 49 dólares el megavatio-hora”. Es decir, ofrecerían energía limpia y más barata que la de las centrales térmicas.

Incidir en la matriz energética nacional

Cuando Cauchari empiece a operar hará que la producción de energías renovable del país crezca en un 25%. Eso ocurrirá porque las 70 plantas de energía renovable activas suman una potencia de 1114 megavatios, entre parques solares y eólicos; pequeños aprovechamientos hídricos (no se cuentan las represas de más de 50 megavatios por la alteración que producen en el ambiente); y plantas de biomasa y biogas.

Toda esa infraestructura, de todos modos, aporta apenas el 2% de la energía que necesita el país, muy lejos de lo que ocurre en el mundo, donde en promedio es del 10,4%, según Ren21, una red global que monitorea el avance de las energías renovables.

La cifra también está lejos de la incidencia que tienen las energías limpias en Uruguay (44%, con predominio de las eólicas), Brasil (19%, combinando eólica y pequeñas hidroeléctricas) o Chile (17%, también con eólica e hidroeléctricas), según el sitio Climatescope, que permite comparar las matrices energéticas de los países.

EnergiaSolarEolicaTop10

También está lejos de los porcentajes de participación de las renovables que, según la ley 27191, debe tener el país: 8% para diciembre de 2017; 12% en 2019; 16% en 2021; 18% en 2023; y 20% en 2025.

Pero más allá de esos números, es cierto que el país encuentra en los proyectos de generación de energías renovables un sector en el cual logró importantes inversiones que empezarán a notarse a partir de 2019.

Desde la Subsecretaría de Energías Renovables de la Nación, que dirige Sebastián Kind, impulsor de la ley 27191, aseguran que “hay 70 plantas de generación de energías limpias en construcción, 20 de ellas solares”, con una inversión de 4.443 millones de dólares. Entre todas, prevén aportar 2700 megavatios, lo que permitiría ampliar la participación de las renovables al 8% de la matriz.

Y detallan que sumando los proyectos inaugurados en los últimos dos años, los que están en obra y los que se planean construir son 147 iniciativas para producir 4466 megavatios. De esa potencia, los parques solares aportarían 38%.

“Si en 2025 llegáramos al 20% de la matriz conformada por renovables, la energía solar podría explicar la mitad de ese porcentaje”, pronostica Julio Duran, jefe del Departamento de Energía Solar de la Comisión Nacional de Energía Nuclear (CNEA).

Conocé los 147 proyectos de energía renovable

Menos contaminación y mayores alternativas

El principal argumento para que las renovables ganen terreno dentro de la matriz energética mundial es ambiental. Las centrales térmicas que operan con combustibles fósiles generan emisiones de dióxido de carbono y esas emisiones son las que aceleran el cambio climático y el calentamiento global.

Polti detalla que cada 1000 megavatios que se generan a partir de centrales de energía renovable se evita una emisión comparable a la que producen 900 mil autos en un año. Y además. el país se ahorra alrededor de 300 millones de dólares en combustibles fósiles.

La incorporación de energía eólica y solar también permite diversificar la matriz energética, lo que al país le da mayores alternativas y menos dependencia del precio de los combustibles.

“Las centrales térmicas son necesarias porque los parques solares y eólicos generan energía de manera intermitente, cuando hay sol y viento. Sin embargo y mientras se dan las condiciones climáticas, permiten inyectar electricidad a la red sin costos ambientales. Y hay que tener en cuenta que el país, en horas pico o meses de mucho calor, importa energía de países limítrofes”, señala Salvador Gil, director de la carrera de Ingeniería en Energías de la Universidad Nacional de San Martín.

Horas de sol

En Jujuy, donde en marzo del año que viene inaugurarán el parque solar más grande de Sudamérica, ejemplifican el ahorro y el costo ambiental que se evita con un ejemplo muy gráfico: esa zona de la puna recibe por cada metro cuadrado una cantidad de radiación solar que equivale a la energía que produce un barril de petróleo de 190 litros.

Historias relacionadas

Últimas historias

El periodismo no sólo sirve para contar el mundo,
también sirve para cambiarlo.

Sumate a nuestro periodismo con propósito, y recibí todos los meses tu ejemplar de MONO, la revista desplegable de periodismo porque sí.


hacete miembro

GPS

Todos los días, las historias del día, curadas por los editores de RedAcción

Recibí gratis todas las mañanas y
tardes nuestro resumen editorial


ENCUENTROS
RED/ACCIÓN

ENCUENTROS

Los desafíos urgentes del periodismo argentino
Adriana Amado y Julián Gallo. Modera Chani Guyot.

Jueves 3 de mayo
Fundación Telefónica
Arenales 1540 – CABA
18:00hs

Inscripción: encuentros@redaccion.com.ar